Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

Causas de la lluvia ácida

Sabemos que el origen del fenómeno de la lluvia ácida se debe a dos compuestos: el dióxido de azufre y los óxidos de nitrógeno. Pero, ¿cuáles son las principales causas de la lluvia ácida?. En la mayoría de los casos se debe a la actividad humana, como consecuencia, por ejemplo, del funcionamiento de la industria o la quema de combustibles fósiles.

Cuando estos compuestos - dióxido de azufre y los óxidos de nitrógeno- se acumulan en el aire pueden alcanzar altos niveles de concentración en contacto con el agua, el oxígeno y otras sustancias químicas, causando una forma de contaminación ambiental que conocemos como lluvia ácida. El problema medioambiental que surge por su elevada concentración está relacionado con el hecho de que ambas son sustancias que se disuelven muy fácilmente en el agua y, además, pueden ser esparcidas por el viento. De este modo, grandes extensiones pueden verse afectadas por un único foco de contaminación. Como ves, el problema nos afecta a todos.

Hay que señalar que la lluvia ácida puede estar originada por causas naturales, como erupciones volcánicas o terremotos, que liberan gran cantidad de partículas contaminantes a la atmósfera. Pero la lluvia ácida también es una consecuencia de las actividades del hombre, como pueden ser las industrias o el uso generalizado de transportes que usan combustibles fósiles -como la gasolina-.

Además, es un problema preocupante porque la mayor parte de este tipo de contaminación suele producirse en áreas urbanas o industriales, donde se concentra la mayor parte de la población. Las fábricas, plantas industriales o centrales que utilizan combustibles fósiles como fuente de energía, suelen tener chimeneas altas para emitir sus desechos -dióxido de azufre, partículas en suspensión y óxidos de nitrógeno-. De esta forma se reduce la contaminación local del aire, pero incrementa la contaminación en otras zonas por la acción del viento. En el proceso los contaminantes primarios, que son trasportados a lo largo de kilómetros por los vientos, forman contaminantes secundarios como vapor de ácido nítrico, gotitas de ácido sulfúrico y partículas de sulfatos y nitratos generadoras de ácidos, que terminan volviendo al suelo en dos formas: como lluvia, nieve o niebla ácida y nubes de vapor (sedimentación húmeda) y como partículas de ácido (sedimentación seca). De este modo se origina la lluvia ácida.

Conocer mejor las causas de la lluvia ácida facilita la sensibilización social hacia este problema medioambiental, de modo que podamos contribuir a su prevención.

Fuentes: TwenergyEnvironmental Protection Agency / Flickr

¿Qué te ha parecido el artículo «Causas de la lluvia ácida»?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

1 Comentario

Sabemos que el origen del fenómeno de la lluvia ácida se debe a dos compuestos: el dióxido de azufre y los óxidos de nitrógeno. Pero, ¿cuáles son las principales causas de la lluvia ácida?. En la mayoría de los casos se debe a la actividad humana, como consecuencia, por ejemplo, del funcionamiento de la industria o la quema de combustibles fósiles.

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 45.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética

© twenergy.com 2014