Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

¿Cómo funciona un detector de presencia?

La aplicación más extendida de los detectores de presencia es la iluminación, aunque también pueden encontrarse en instalaciones de climatización, de control o de seguridad. Su uso permite el ahorro de energía en espacios de uso esporádico. .

Por lo general, su funcionamiento se basa en combinar un sensor de movimiento u ocupación junto con un temporizador y un interruptor electrónico para encender o apagar las luces cuando no son necesarias. Sin embargo, existen diferentes tecnologías que es conveniente conocer para saber cuál es la más adecuada en cada caso particular.

De esta manera, con un buen ajuste de los parámetros, se pueden conseguir ahorros como los siguientes: desde el 40% al 46% en aulas, 13% a 50% en oficinas, del 30% a 90% en vestuarios, del 22% a 65% en salas de reunión, del 30% a 80% en pasillos, del 45% a 80% en almacenes.

En el mercado existen sensores basados en diferentes tecnologías para detectar la presencia de personas en un espacio determinado, pero todos ellos deben activar las luces tan pronto como una persona acceda a una estancia y apagarlas tan pronto como la abandone.

Detectores por infrarrojos

Los detectores de presencia más sencillos y habituales son los denominados Passive Infrared (PIR) y están basados en la diferencia de calor emitido por los seres humanos en movimiento respecto al del espacio vacío. Estos sensores, de tipo pasivo, no son capaces de “ver” a través de obstáculos, incluyendo cristal, y poseen una sensibilidad baja, por lo que no se recomienda para pequeños movimientos o para superficies amplias. Así mismo, estos modelos se caracterizan por detectar peor los movimientos hacia o desde el detector, que los movimientos que “cruzan” su campo de visión.

Por todo ello, los detectores PIR están indicados en zonas de paso como escaleras o aparcamientos, pero es necesario evitar fuentes de calor que apunten directamente o se encuentren cercanas, ya que desestabilizan el sensor.

Detectores por ultrasonidos

Una tecnología más avanzada que la anterior para detectar movimiento es la basada en la emisión de ondas de ultrasonidos fuera del rango de audición humana. En este caso, la diferencia entre la frecuencia de la onda emitida y recibida es interpretada como la existencia de personas. Estos sensores, de tipo activo, son capaces de “ver” a través de esquinas y objetos, por lo que son aconsejables para la detección de movimientos pequeños y suelen cubrir superficies mayores.

Este tipo de detector está indicado para las oficinas, las salas de reuniones, así como pasillos largos y vestíbulos. Su principal desventaja es que no sólo responden al movimiento humano, sino que también el movimiento de puertas, ventanas, cortinas, o incluso papeles saliendo de una impresora podrían activar el detector.

Una variedad menos avanzada de los detectores de ultrasonidos son los denominados “pasivos” o “microfónicos”, que se basan simplemente en la detección de presencia por medio de “escuchar” el sonido emitido en un amplio rango de frecuencias. A pesar de que es posible configurar para que “aprendan” a distinguir sobre algunos ruidos de fondo continuos como el aire acondicionado o motores, los modelos pasivos provocan un mayor porcentaje de falsos encendidos respecto a los modelos activos.

Este tipo de detectores funcionan bien en aplicaciones tales como puestos de trabajo en oficinas, almacenes, trasteros, etc.

Detectores duales

Los detectores más avanzados son los que combinan las dos tecnologías anteriores, infrarrojos y ultrasonidos, tanto pasivos como activos, y son denominados “duales”. La ventaja que ofrecen es la eliminación de falsos encendidos y apagados, así como el aumento de la sensibilidad y de la superficie cubierta.

Los duales son los más indicados para espacios donde se requiere un alto nivel de detección, por lo que las aplicaciones más indicadas son salas de conferencias o aulas, así como el resto de situaciones en los que el resto de tecnologías causaría errores.

En conclusión, los diferentes modelos permiten su utilización en todo tipo de aplicaciones y además, en algunos casos podrás encontrar ayudas públicas para su instalación. Ya no hay excusa para dejarse las luces encendidas.

Fuentes: Elaboración propia/ FlickrIDAE /

¿Qué te ha parecido el artículo «¿Cómo funciona un detector de presencia?»?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

2 Comentarios

La aplicación más extendida de los detectores de presencia es la iluminación, aunque también pueden encontrarse en instalaciones de climatización, de control o de seguridad. Su uso permite el ahorro de energía en espacios de uso esporádico. .

Big original 1049349437

Muy interesante, y un medio muy bueno para ahorrar electricidad.
Big original carmel

Esto si creo yo, que es util y efectivo tambien en las casas.

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 45.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética

© twenergy.com 2014