Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

2014: la tarifa de luz, ¿qué es caro y barato?

“La luz ha vuelto a subir este año!!!” horrorizados comentamos habitualmente todos los años cuando en el Telediario nos anuncian tal medida adoptada hasta el momento por el  gobierno tras una subasta que maneja algoritmos y criterios que la mayoría de los clientes desconocían hasta hace 30 días.

Tarifa de luzHace unos años, tras la liberalización de los mercados energéticos se comenzó el proceso por el cual, primero las empresas y luego los usuarios domésticos, podíamos cambiar de compañía energética, al igual que hacíamos con las tarifas de los móviles o como hicimos también con las redes de telefonía fija. Pues bien, con el paso de los años, y según el “Informe sobre la evolución de la competencia en los mercados de gas y electricidad. Periodo 2008-2010 y Avance 2011 de la CNE”, se ha producido un incremento importante en los usuarios que han llevado a cabo el switching, es decir, el cambio de compañía (el equivalente a la portabilidad de la telefonía móvil); En 2011, en electricidad se alcanza una tasa de switching del 10% (con respecto al 7,4% en 2010 y al 5,23% en 2009) y en gas se alcanza el 19,5% (con respecto al 12% en 2010 y al 5,6% in 2009). Se trata de tasas muy en línea, o incluso superiores en el caso del gas, a la media europea de los mercados de gas y electricidad (en 2009-2010 se registraron tasas en el entorno del 10%), y con las observadas en el sector de telecomunicaciones (la tasa de switching en telefonía fija fue del 8,8%% y la observada en telefonía móvil fue del 9,3% en 2010, según datos de la Comisión de Telecomunicaciones).

Sobre el mismo informe se puede obtener que el cambio como experiencia de cliente, que éstos cambian de compañía energética por una motivación de descontento y disconformidad con la distribuidora con la que el cliente lleva toda la vida. Si hacemos una abstracción de lo que hasta ahora puede haber ocurrido en la movilización hacia la liberalización del mercado, podría decirse que ni los usuarios han sido los más activos en búsquedas de ofertas, ni tampoco éstas últimas eran agresivas o mostraban diferenciales económicos que provocaran una movilización  por parte de los usuarios, aunque en su día, en la “liberalización” de la telefonía si ha ocurrido.

Así como en la  telefonía comenzaron a aparecer tarifas y planes de precios que se adaptaban a los hábitos de uso de las personas-, si lo comparamos con las ofertas publicadas hasta el momento de energía basadas en descuentos al respecto de la tarifa regulada, no parece que hayan resultado muy movilizadoras las iniciativas del gobierno, ni para los usuarios ni para las compañías energéticas a la luz de lo ocurrido durante este último año. Las ofertas a los clientes domésticos están basadas mayoritariamente en un descuento sobre la antigua TUR, que desde el 1 de Enero se denomina Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor y será el precio máximo que las Comercializadoras de Referencia (antiguas CUR) aplicarán a sus clientes de BT y Potencia hasta 10 kW.  En el sector empresarial, el precio normalmente está fijado en €/Kwh y disponen de múltiples fórmulas de contratación e indexación a diferentes criterios en función del interés y actividad empresarial.

Pues, aunque parezca raro, los usuarios tampoco somos capaces de evaluar lo caro o barato de una tarifa energética ya que todo lo que sabemos es que le damos a un interruptor y se enciende una bombilla, y desconocemos  todo aquello que hay detrás de ese gesto o de un kW que nos permite encender la luz de la bombilla con la que cada día nos iluminamos en nuestras casas, y ni que decir de la luz que hace funcionar nuestro ordenador en la oficina, y mucho menos en pensar cada vez que cargamos el móvil o la tablet, lo que ello supone.

Por hacer una comparativa real, todos sabemos cuanto nos cuesta hacer una llamada desde el  móvil o cuánto nos cuesta la tarifa plana de acceso a Internet y los Megas que tenemos contratados para conectarnos desde la tablet, sin embargo, para que todo sea posible, ¿cuánto estamos dispuestos a pagar?

Claramente tenemos mucho que evolucionar e innovar en este sentido, pero, somos conscientes de lo que supone poder tener una tarifa competitiva en el móvil en comparación con la posibilidad de usarlo ¿Que es caro y qué es barato?

Fuente: Flickr

¿Qué te ha parecido el artículo «2014: la tarifa de luz, ¿qué es caro y barato?»?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

2 Comentarios
Big

La entrada está muy bien siendo de marketing en una página que gestiona una compañia electrica. Pero ciñiendome a la pregunta de la entrada. ¿Que es caro y barato? Es muy fácil de responder, Cuando existen diferentes precios para un mismo producto, el más elevado es caro y el más bajo barato.
Big koala

Me parece bien el planteamiento de la pregunta, puedo comentar que desde el punto de vista ecológico caro es lo que se esta pagando con el desorden ecológico creado por el mismo hombre, hablando del daño ecológico que hemos causado a nuestro planeta, barato es ponerle el precio a los servicios de luz, combustibles fósiles y telefonía. Ahora bien desde la perspectiva económica, apliquemos la ley de la oferta y la demanda.

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 50.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética

© twenergy.com 2017