Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

Almacenamiento de energía a media y gran escala

El aumento de la demanda de electricidad, junto con la necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, ha impulsado al sistema energético a apostar por energías renovables, las cuales, por su intermitencia, requieren el apoyo de tecnologías de almacenamiento para garantizar la estabilidad y calidad del sistema eléctrico.

 

¿Qué es el almacenamiento de energía? 

El almacenamiento de energía es, básicamente, la capacidad de acumular energía para su posterior uso. En el caso de las energías renovables, lo que se consigue es almacenar la energía del viento y de la radiación solar en otras formas para poder tener electricidad cuando el viento desaparezca o se haga de noche. 

Dentro de las tecnologías consideradas de almacenamiento de energía eléctrica (EES, de sus siglas en inglés Electrical Energy Storage) podemos encontrar una gran variedad, las cuales presentan características técnicas y económicas que deben de tenerse en cuenta a la hora de apostar por una u otra tecnología.  

Estado actual de las tecnologías de almacenamiento de energía

En los últimos años el sector del almacenamiento de energía ha evolucionado exponencialmente lo que ha conseguido aumentar el número de tecnologías disponibles a la vez que se han mejorado las características de los sistemas de almacenaje existentes. 

Si bien es cierto que la mayoría de las tecnologías se encuentran en fases tempranas del desarrollo, se espera que en los próximos años éstas pueden alcanzar un nivel elevado de madurez. Destacan, por ejemplo, los avances que se están produciendo en las baterías de flujo y en las baterías sólidas. 

Actualmente, las tecnologías que se pueden considerar maduras son el almacenamiento mediante bombeo hidroeléctrico o baterías de plomo-ácido. Otras tecnologías como el almacenamiento mediante aire comprimido, las baterías de níquel-cadmio o de sodio-azufre están en una fase bastante avanzada, aunque no pueden considerarse adecuadas para el almacenamiento de energía masivo. 

almacenamiento de energía masivo. 

Teniendo en cuenta las características técnicas y económicas de las diferentes tecnologías, las más interesantes para el almacenamiento a media y gran escala en el futuro son las baterías de flujo redox de vanadio y las baterías de Li-ion. 

Estos avances no solo han mejorado las prestaciones y la variedad de tecnologías, sino que han posicionado, según expertos, al sector del almacenamiento como uno de los puntos clave para la transición hacia las energías renovables

Esta guía te mostrará las diferentes tecnologías de almacenamiento a media y gran escala existentes realizando un análisis de su funcionamiento, características y aplicaciones con el final de obtener una visión general del estado y tendencias de sector. 

Descarga nuestra guía sobre almacenamiento de energía a media y gran escala en formato PDF.

Fuente: Elaboración propia

  • almacenamiento de energía a media y gran escala
  • Almacenamiento de energía a media y gran escala

¿Qué te ha parecido el artículo «Almacenamiento de energía a media y gran escala »?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

0 Comentarios

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 50.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética

© twenergy.com 2017