Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

Smog urbano, ¿cómo podríamos vivir en ciudades más limpias?

Penélope López

La contaminación atmosférica es uno de los problemas más importantes que tienen lugar en las ciudades. Uno de los tipos de contaminación más nocivos, tanto para el medio ambiente como para la salud humana, es el llamado smog urbano. Para poder vivir en ciudades más limpias será imprescindible evitar que se produzca esta contaminación.

El término smog es un anglicismo que procede de las palabras inglesas “smoke” (humo) y “fog” (niebla). Este fenómeno se bautizó así en Inglaterra a principios del siglo XX. El smog es la niebla espesa originada como consecuencia de las emisiones de hollín y azufre de las calefacciones de carbón utilizadas en esa época.

La mejora tecnológica y la sustitución del tipo de combustible hicieron que este fenómeno se redujese sustancialmente. Sin embargo, todavía es frecuente encontrarlo en algunos países en vías de desarrollo, como China. Este smog, originariamente, era de tipo reductor producido por las emisiones de dióxido de azufre relacionadas con la combustión del carbón.

Smog fotoquímico

Un smog más común hoy día es el de tipo oxidante, producido por óxidos de nitrógeno (NOx) procedentes principalmente de las emisiones de los vehículos a motor, aunque también de centrales térmicas de generación de electricidad. Estas emisiones, unidas a los compuestos orgánicos volátiles (COV), reaccionan con la luz del sol y resultan en ozono troposférico y otros gases igualmente nocivos.

Este tipo de contaminación suele darse en días soleados, con mucho tráfico y poco movimiento de aire. Se identifica fácilmente por la “boina” gris que cubre las ciudades los días de mucha estabilidad atmosférica, cuando no hay apenas renovación de aire. En muchas ciudades, en verano, es muy común que se registren niveles de ozono troposférico que superan los límites de seguridad.

Consecuencias del smog

El mayor problema del smog es su alta concentración de ozono a nivel de superficie. Esta contaminación produce graves problemas tanto para la salud como para el medio ambiente:

  • Problemas para la salud humana: produce irritación en garganta, nariz y ojos y afecta gravemente a los sistemas respiratorios (en especial a las personas que padecen asma, a niños y a ancianos), aumentando durante episodios de smog los casos de mortalidad por problemas respiratorios.
  • Problemas para el medio ambiente: produce daños sobre masas forestales y cultivos, apreciándose un blanqueo de las hojas y la reducción del crecimiento de las plantas.

Soluciones para una mejor calidad del aire

Las soluciones consisten en la reducción de las emisiones contaminantes de hidrocarburos y de óxidos de nitrógeno. La mejora más apreciable vendrá determinada por el cambio de combustible. De la misma manera que se redujo el problema con la sustitución de las calderas de carbón en Europa, ocurrirá en los países en desarrollo. Asimismo se apreciará una mejora sustancial si algún día los vehículos dejan de utilizar combustibles derivados del petróleo.

Otras medidas a llevar a cabo para mejorar la calidad del aire de las ciudades y, evitar así el smog urbano, son:

  • Instalar catalizadores en los tubos de escape de los vehículos.
  • Mejorar la calidad del servicio del transporte público que haga reducir el número de vehículos en las carreteras.
  • Disminuir las necesidades de desplazamientos incentivando las videoconferencias y dirigiendo los diseños urbanísticos hacia la proximidad.
  • Restringir el acceso de vehículos a motor en los centros de las ciudades.
  • Sustituir el uso del coche por otros modos de transporte menos contaminantes como el tren, o incluso, si es posible, la bicicleta.
  • Mejorar la combustión en las centrales eléctricas.
  • Sustituir los componentes que utilizan COV (pinturas, disolventes...), por otros que no los contengan o evitar al máximo su evaporación.
  • Fomentar la generación de electricidad mediante energías renovables.

Muchas de estas acciones podemos llevarlas a cabo cada uno de nosotros como ciudadanos, ¿Qué vas hacer tu para vivir en una ciudad más limpia?

Fuentes: Elaboración propia /Flickr/ Slideshare

¿Qué te ha parecido el artículo «Smog urbano, ¿cómo podríamos vivir en ciudades más limpias?»?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

1 Comentario
Big

Considero también que los modos de producción deben ir cambiando y dando mayor valor agregado y nosotros como consumidores debemos ir exigiendo este tipo de cambios, por ejemplo: productos con trazabilidad y que fomenten buenas practicas verdes, esto sin duda también incidirá en reducir el smog

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 50.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética

© twenergy.com 2018