Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

Cómo reciclar PET

Lo usamos inevitablemente a diario. Botellas o envases de alimentos podrían ser los objetos más evidentes de nuestro contacto directo con el plástico PET pero es un material tan popular y versátil que nos lo podemos encontrar agazapado en telas, alfombras, sillas, mesas, componentes de coche, etc. Esta popularidad nos da una idea de la magnitud de residuos generados a partir de este material y, como consecuencia, las posibilidades de reciclaje que hay.

Reciclaje de tapones de plástico PETLa forma de identificar estos envases es sencilla: las siglas PET o PETE (correspondientes a polietileno tereftalato, en inglés) reposan en los fondos de estos envases dentro de un triángulo formado por flechas.

Tras la identificación, como para todo reciclaje, lo primordial es el correcto almacenamiento y a partir de la recogida, el proceso puede seguir dos caminos: mecánico o químico.

• Mediante la primera técnica, el plástico PET es troceado para su posterior reutilización y en función de la utilidad que se le vaya a dar, se puede combinar con otros materiales. Por ejemplo, suele mezclarse con arena para conseguir estructuras similares a la firmeza del hormigón.

• En el caso de la opción química, existen distintas técnicas: la extracción de gases mediante la aplicación de calor y oxígeno, la aplicación de calor en vacío o pirolisis, el uso de metanol, la aplicación de procesos de hidrólisis o el empleo combinado de hidrógeno o calor.

El proceso mecánico es el más utilizado aunque no es el más eficiente, por lo que se espera que las técnicas químicas se vayan imponiendo paulatinamente. También hay una tercera técnica que, aunque nunca se acabará de imponer del todo tiene muchas ventajas: la reutilización de los envases.

Los primeros pasos a seguir para esta modalidad de reciclado son los mismos que en el caso mecánico o químico: clasificación, almacenamiento, recolección y limpieza. El resto depende de las necesidades y las posibilidades de los recipientes que utilicemos.

Las ideas para acometer esta reutilización son infinitas y ya podemos ver en tiendas alternativas objetos útiles o decorativos confeccionados con botellas, tapones y envases para comida. En algunos casos podemos hablar incluso de ¡obras de arte! Los tapones de las botellas de refrescos podemos destinarlos a cosas tan dispares como portavelas o pastilleros. Con las bases se pueden confeccionar desde jarrones o macetas a ceniceros o portalápices y usando dos botellas contrapuestas incluso surge un ultra moderno reloj de arena.

Otras ideas apuntan a utilizar los cilindros de PET como una suerte de revistero clasificador o incluso para servilletero personalizado.

También es un material ideal para utilizar en talleres de niños. Además de enseñarles la importancia de reciclar podemos hacer cosas tan divertidas como un barco con un envase rectangular, un tren con una huevera de plástico o construir una torre con envases de flanes y yogures... la imaginación pone el límite porque lo que siempre va a haber son residuos por reutilizar.

Fuentes: Twenergy / ryterdesign.ch / reutilizar.com / cosascositasycosotasconmesh.blogspot.com / amarilloverdeyazul.com / Flickr

¿Qué te ha parecido el artículo «Cómo reciclar PET»?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

0 Comentarios

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 50.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética

© twenergy.com 2018