Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

Contaminación acústica: la polución invisible

No la vemos y los que vivimos en grandes ciudades ya estamos tan acostumbrados que apenas la percibimos hasta que no salimos de nuestras respectivas urbes. Cualquier urbanita se ha visto sorprendido en alguna escapada rural por un inesperado silencio que ya consideramos como anormal. Incluso el poder distinguir un sonido aislado, como el del cencerro de una solitaria oveja, nos resulta casi una experiencia paranormal. Y muy agradable.

La contaminación es una alteración nociva del entorno que nos afecta negativamente. Pero, sorprendentemente, así como sobre el otro tipo de contaminaciones (atmósfera, agua, naturaleza, entorno urbano...) hay una conciencia generalizada para paliarlas, la contaminación acústica es la gran olvidada. Ojos que no ven... ya se sabe.

En el último informe publicado por el Colegio Oficial de de Ingenieros Técnicos de Telecomunicaciones, se recogía que en España existen cuatro millones de personas que soportan niveles de ruido superiores a 85 decibelios. Hay que tener en cuenta que a partir de 75 decibelios, el ruido puede causar alteraciones de orden fisiológico en el sistema neurovegetativo, (la parte del sistema nervioso que controla el funcionamiento de las vísceras, glándulas y músculos involuntarios), reacciones psíquicas y lesiones auditivas.

Las autoridades, conscientes del problema, se pusieron manos a la obra en la elaboración de un mapa estratégico de ruido que, clasificando cuatros grandes grupos, (aglomeraciones de población, ejes viarios, ejes ferroviarios y grandes aeropuertos) ayudan a identificar las zonas más conflictivas de España.

Sin embargo, a pesar de las evidencias gráficas de los problemas de contaminación acústica, existe cierta indiferencia entre administraciones para acometer soluciones concretas que ayuden a los ciudadanos a apaciguar el ruido.

Para "animar" a las autoridades a atajar el foco del problema la Organización de Consumidores y Usuarios da las siguientes recomendaciones: primero averiguar el causante. Ojo porque si nuestra vivienda no está adaptada en lo concerniente al aislamiento acústico, según marca la legislación vigente, puede ser que sea lo primero que nos exijan... Una vez identificado y si no hay otra solución dirigirse a las autoridades municipales o en su caso autonómicas. En caso de no producirse una solución amistosa habría que recurrir a los tribunales ordinarios e incluso, para dar una idea de la importancia de los efectos del ruido incluso el Defensor del Pueblo admite este tipo de reclamaciones.

Fuentes: Twenergy / Sicaweb / waste.ideal.es / Junta de Andalucia / juristas-ruidos.org / Flickr

¿Qué te ha parecido el artículo «Contaminación acústica: la polución invisible»?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

0 Comentarios

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 50.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética

© twenergy.com 2018