Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

El impuesto pigouviano: la teoría económica que lucha contra la contaminación

Penélope López

La contaminación, o cualquier efecto negativo ejercido sobre el medio ambiente, ya proceda de una actividad realizada por una empresa o por una persona individual, es lo que se denomina en términos económicos “externalidad negativa”. El impuesto pigouviano usa la economía para luchar contra la contaminación, controlando estas externalidades negativas.

La base de la que se parte es que el medio ambiente es un bien común y, por tanto, es responsabilidad del gobierno protegerlo. El concepto del impuesto pigouviano trata de incluir la externalidad negativa producida en los costes de producción de una actividad.

Este concepto queda muy claro en la frase: “quien contamina, paga”. Tendrá que pagar más aquella empresa o persona que más contamine.

El impuesto pigouviano es, por tanto, una tasa que el gobierno impone a las empresas según el perjuicio que produce su actividad sobre el medio ambiente o el que cause a la ciudadanía.

Lo que este gravamen pretende conseguir es que las empresas encuentren más rentable tener una actividad menos contaminante y se vean motivadas a invertir en tecnologías más limpias. Por tanto, su objetivo último es preservar el medio ambiente.

El economista Arthur Pigou propuso esta teoría en 1920, y no fue hasta 1992 cuando la Organización de las Naciones Unidas incorporó este término económico, como uno de sus instrumentos para fomentar el desarrollo ambiental.

Algo que parece tan beneficioso y sencillo, tardó mucho tiempo en llevarse a la práctica y aún hoy no termina de ponerse en funcionamiento tanto como se esperaba.

Problemas conceptuales del impuesto pigouviano

Existen unas barreras al desarrollo de este concepto. Estas barreras son las siguientes:

  1. Es difícil controlar dónde y cuándo se debe aplicar este impuesto, serían necesarios gran cantidad de inspectores.
  2. Se plantea la duda de si aplicar el impuesto desde la primera unidad de producción o hacerlo de un modo progresivo.
  3. Es complejo determinar monetariamente el daño medioambiental producido y no existe acuerdo para definirlo.
  4. Hay que adaptar la legislación vigente para que encaje este sistema y eso conlleva un coste.
  5. Existen ocasiones en las que la fuente de la contaminación o el daño no son del todo claros y cuesta definirlo.
  6. Es controvertido decidir qué hacer con el dinero recaudado.

En cambio, un ejemplo donde este concepto sí ha resultado muy útil es en el mercado de carbono propuesto para la lucha contra el cambio climático. En este mercado pagarán más los países que más CO2 emitan a la atmósfera y no tendrán que pagar aquellos países que contribuyan menos a la emisión de gases de efecto invernadero.

¿Se te ocurren más ocasiones en las que se podría aplicar este impuesto para salvaguardar el medio ambiente?

Fuentes: Elaboración propia / Wikipedia / Sostenibilidad / Flickr

¿Qué te ha parecido el artículo «El impuesto pigouviano: la teoría económica que lucha contra la contaminación»?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

4 Comentarios
Big figura 20

Hay que exigir de alguna manera, a todas aquellas empresas que contaminan, a que eliminen o disminuyan el efecto contaminante que se deriva de su actividad, en la medida que le permitan la aplicación de las nuevas tecnologías limpias, que pone a su servicio la sociedad. Porque poder, se puede.
Big

Conceptualmente es cierto que es fácil y sencillo. Pero por lo que comentan en el texto es realmente dificil poner de acuerdo a tanta gente, y más tocando temas económicos.
Big original 185170 4450201743059 277351003 n

Es una excelente idea y proyecto. Yo en la Ciudad Autonoma de Buenos Aires, estoy presentando un proyecto de control ecologico barrial (Barrios de la Ciudad) con los voluntarios civiles (ciudadanos comunes) vecinos de cada zona. La idea es que estas personas (algunas mayores jubilados) ocupen su tiempo libre supervisando y controlando las posibles acciones de contaminacion de todo tipo, en la via publica. Tendrian poder de notificar y solicitar citaciones de los infractores al CGP de la Comuna correspondiente. Donde se les haria un aprcibimiento y se les daria un breve curso de ecologia ciudadana. Tod esto con el fin de generar conciencia y responsabilidad en los ciudadanos. Bueno este es mi aporte. Saludos cordiales desde Argentina. Henry

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 50.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética

© twenergy.com 2017