Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

Energía solar fotovoltaica: un regalo del cielo

Ese sol que luce en las mañanas radiantes sirve para algo más que para broncearse. A estas alturas no vamos a descubrir nada nuevo sobre la energía solar fotovoltaica, pero sí que vamos a aclarar unos conceptos básicos para exponer todas las ventajas que tiene. Lo primero, una definición muy rápida.

La fotovoltaica es la energía resultante de aprovechar la luz que emite el sol. Está claro, ¿no? No hay que confundirla con la termosolar, que es la que se apodera del calor de sus radiaciones. Pues volviendo a lo que nos interesa, la manera de hacerse con esa riqueza que nos regala el sol es a través de células fotovoltaicas que se agrupan en paneles que recogen toda esa energía. Luego, a través de un inversor, se convierte de corriente contínua en corriente alterna que es, para que se entienda, la que usan todos los electrodomésticos que se tienen en casa. Así de sencillo, aunque se podría complicar más, por supuesto.

Ahora pueden surgir muchas preguntas, pero vamos a responder una por ahora: ¿dónde se coloca? Pues hay dos opciones.

Una es que se viva en una casa y se apueste por el autoabastecimiento de energía porque es más limpio y más barato. En ese caso, el resultado será lo que se conoce como un sistema aislado. Una especie de yo me lo guiso yo me lo como aprovechando que el sol no se va a apagar (esperemos).

La otra es disponer de un terreno y querer sacarle algo de dinero invirtiendo en un sistema conectado a red. Esto quiere decir que se monta un huerto solar (son esos grupos de paneles solares que se pueden ver a veces desde la carretera, por ejemplo) y la energía que generen va directamente a la red eléctrica de una compañía que pagará por ella según un baremo previamente establecido.

Sea cual sea la opción elegida, las ventajas de esta energía renovable son las mismas: respeto al medio ambiente, bajo coste una vez que se ha realizado la instalación, durabilidad y la posibilidad de cubrir las necesidades diarias de energía sin recurrir a otras fuentes tradicionales.

Los usos que se le puede dar a la energía fotovoltaica, al convertirse en corriente alterna, son los mismos que se le da a la electricidad del hogar, con la ventaja de que puede servir para abastecer a residencias aisladas que estén fuera del alcance de las redes convencionales.

Fuentes: Twenergy / Energy Spain / Solarweb.net / Ciemat / Flickr

¿Qué te ha parecido el artículo «Energía solar fotovoltaica: un regalo del cielo»?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

6 Comentarios
Big

Es genial esta tecnología hay que desarrollarla más para mejorar la eficiencia de las células fotovoltaicas, y estudiar nuevas posiciones para instalarlas.
Big

Interesante opción; tengo entendido, además, que existe la posibilidad de instalación de energía fotovoltáica para consumo del hogar y lo sobrante pasar a red. Me parece una gran opción de ahorro de energía que no sólo debería afectar a viviendas unifamiliares, lo ideal sería que se pudiera instalar en comunidades para pleno rendimiento.
Big

hay poca info de cómo instalar esto en un bloque de pisos normal, deberían informar a los presidentes de las comunidades, o buzonear
Big original imagen 001

Ya se ven bastantes en las cubiertas del poligono y una del ayuntamiento de mi pueblo
Big

@terpsicore La instalación de estos paneles es muy similar en bloques y viviendas unifamiliares, el problema para los bloques es poner de acuerdo a la comunidad. ;)

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 50.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética

© twenergy.com 2018