Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

Generación eléctrica a partir de la gasificación de la biomasa: beneficios y aplicaciones

La gasificación de la biomasa es una técnica conocida y usada desde los albores del siglo XX. Fue el auge del petróleo el que aparcó temporalmente este procedimiento que aprovecha la materia orgánica para transformarla en energía.

La gasificación es un proceso termoquímico en el que la materia orgánica sólida (biomasa), en presencia de una cantidad reducida de oxígeno (de forma que no se llegue a la combustión) se convierte en una mezcla de gases (metano, monóxido de carbono, hidrógeno y gases inertes) llamado “Syngas”. Esta mezcla de gases, tras ser convenientemente tratados, puede utilizarse como combustible en turbinas, calderas o motores de combustión interna para producir energía mecánica, eléctrica y/o calorífica.

Los beneficios de esta fuente energética son múltiples:

La biomasa es un recurso que bien gestionado es prácticamente inagotable

No aumenta el efecto invernadero dado que las emisiones de CO2 que se generan en el proceso son menores que las que hubiera provocado el no aprovechamiento de la biomasa

El uso de biomasa de origen forestal disminuye el riesgo de incendios y de plagas de insectos

La explotación de biomasa favorece la creación de empleo especialmente en áreas rurales

Posibilita la independencia energética evitando así desequilibrios económicos

La gasificación de biomasa es un proceso en cuya definición hay que tener en cuenta:

Tipo y cantidad de biomasa de la que se dispone

Aplicación final que se pretende de la energía resultante

Aspectos económicos

Aspectos medioambientales

Hoy en día, la energía generada gracias a este proceso tiene múltiples aplicaciones en sus distintas modalidades:

Generación eléctrica y su distribución directa a través de la red eléctrica

Distribución en electrificación rural y sistemas aislados

Uso directo del gas resultante para diversas aplicaciones térmicas

Climatización

Calefacción distribuida

Sistemas agrícolas

Las comunidades autónomas que más han explotado las bondades de esta energía renovable son Aragón, Castilla León, Castilla La Mancha y Andalucía. Lugares donde la biomasa se obtiene de cultivos energéticos, explotaciones silvícolas, podas, residuos del olivar y otros, favoreciendo el ahorro de costes y la reducción de la huella de carbono. Aún queda un mundo de posibilidades por descubrir pero parece que la gasificación de la biomasa será un valor de futuro afianzado en nuestro país.

Recientemente, fue inaugurada en la localidad de Ejea de los Caballeros (Zaragoza), la primera planta de cogeneración de biomasa para producción eléctrica por tecnología de gasificación de Aragón, instalación desarrollada y actualmente en operación por la empresa Ingeniería y Desarrollo en Energías Renovables (Grupo Ider). Con una potencia instalada de 2 MW y una producción anual estimada de 15.400 MWh, suficiente para abastecer a unos 5.000 hogares, ha supuesto la generación de 13 puestos de trabajos directos y 40 indirectos.  El consumo de biomasa forestal se sitúa en  18.000 toneladas al año para la generación eléctrica y 8.000 toneladas para la producción de briquetas, planta en la  cual se aprovecha el 100% del calor residual producido en la planta de cogeneración.

La planta ha supuesto una inversión de 8 millones de euros, además de la puesta en práctica de políticas de Investigación, Desarrollo, información y demostración (I+D+i+d).

Fuentes: Grupo Ider / Prensa Aragón / Elaboración propia

¿Qué te ha parecido el artículo «Generación eléctrica a partir de la gasificación de la biomasa: beneficios y aplicaciones»?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

1 Comentario
Big original 1049349437

Me alegra ver que se promueve en mi comunidad.

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 50.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética

© twenergy.com 2017