Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

Guía útil para entender cómo funcionan las baterías de los carros eléctricos

Carolina Gonzalez Miranda

Sabemos que los carros eléctricos son el futuro, pero… ¿Cómo funcionan? ¿Es verdad que sin batería no hay carro? ¿Cuáles son sus desafíos? Aclaramos las dudas más básicas sobre este invento tan necesario para el medio ambiente

¿Todos los carros eléctricos tienen batería?

La respuesta es sí, y esto es así porque, para que un carro eléctrico funcione, hay tres elementos clave: motor, batería y controlador. El motor se alimenta con la o las baterías, un artefacto fundamental que sin embargo todavía lucha contra sus estigmas: altos costos de fabricación, ser pesadas, tener poca autonomía...

¿Cómo se recarga esta batería?

Principalmente (en un 80%), en el punto de estacionamiento habitual, conectándose – enchufándose – a la red eléctrica. También suele haber estaciones de carga rápida repartidas por las ciudades con carros eléctricos (en Bogotá, por ejemplo, existen 4 electrolineras, destinadas principalmente a los taxis eléctricos, y una para vehículos particulares). El tiempo de recarga oscila entre unos (rapidísimos) 30 minutos de carga rápida o unas ocho-diez horas de una carga convencional (por ejemplo, en el estacionamiento de su hogar, por la noche). Por citar un dato, según datos de la Secretaría de Ambiente de Bogotá, la batería de los taxis eléctricos de gama alta de la ciudad alcanza una autonomía de 300 kilómetros y se carga en sólo dos horas.

¿Todos los carros eléctricos son iguales?

No todos los carros eléctricos son iguales. En primer lugar, está el carro eléctrico-eléctrico. El más básico, el que uno se puede imaginar si es recién llegado al asunto. Este carro se alimenta de baterías que se van recargando desde la red eléctrica (como las de un teléfono, por ejemplo). Si las baterías se agotan, el automóvil se detiene. Lo óptimo, y por lo que trabajan muchos fabricantes, sería que se alimentaran de energías limpias.

El segundo tipo de carro es el híbrido: tiene un motor eléctrico y otro de gasolina, que se activan según las necesidades del vehículo. Las baterías se recargan enchufándose a la red eléctrica y, cuando están a punto de agotarse, el motor de gasolina se activa y sirve también para recargarlo. La mayoría de motores generan electricidad cuando están en uso y recargan las baterías (el momento de la frenada, por ejemplo – freno regenerativo – , es uno de los momentos de esta recarga), aunque siempre será necesario conectarse al tendido eléctrico.

¿Por qué es un problema “la autonomía”?

Uno de los puntos que siempre se pone sobre la mesa cuando hablamos de baterías es el de la autonomía. Para un viaje, por ejemplo, las baterías no resultan muy prácticas: las que otorgan más de 400 km de autonomía (las más potentes del mercado) resultan costosas y necesitan unas nueve horas para cargarse. Pero en contra de este argumento podemos señalar que el 80% de los desplazamientos diarios en días laborales no superan los 80 kilómetros, razón por la que el carro eléctrico es una muy buena opción para desplazarse por la ciudad.

¿Cuántas clases de baterías hay?

Hay varias clases de batería, aunque cada una tiene su “pero”: las de plomo son pesadas y poco eficientes; las de litio están mejor consideradas (sus cargas rápidas pueden durar apenas 30 minutos), pero son muy caras (hay pocos puntos en el planeta donde conseguir este material). Todas las esperanzas están puestas en el grafeno, un innovador material derivado del carbono, descubierto hace poco en la Universidad de Manchester y que resulta ligero y muy resistente. Las baterías hechas con este material pueden durar el doble que las de litio; se recargarían en un tiempo casi ridículo (ocho minutos para 1.000 kilómetros de autonomía) y costarían un 77% menos que las actuales. El “pero” es que su implantación masiva todavía no es una realidad y que se está empezando a trabajar con ellas.

¿Por qué son buenas para el medio ambiente?

Más que la batería, lo que es beneficioso para el medio ambiente es el carro eléctrico en sí: no emite gases de efecto invernadero y puede alimentarse de energías limpias (por ejemplo, de electricidad obtenida de la energía solar). Y no olvidemos que la recarga es más económica que llenar el carro de gasolina.

¿Cuáles son los retos de las baterías?

Además del ya citado problema de la autonomía, el precio y el tiempo de recarga, el sueño de todo conductor de carro eléctrico es que se llegue de una vez a la recarga inalámbrica, a ser posible mientras manejamos.

Fuentes: Un Como | Mis coches eléctricos | ABC

 

¿Qué te ha parecido el artículo «Guía útil para entender cómo funcionan las baterías de los carros eléctricos»?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

1 Comentario
Big original captura de pantalla 2013 11 04 a la s 12.08.03

La de cosas que aprendemos en un momento ¡necesitábamos un artículo que nos contara todos los secretos de los coches eléctricos!

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 50.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética

© twenergy.com 2018