Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

Huella de carbono de producto

La norma internacional ISO 14067 de huella de carbono de producto, publicada en mayo de 2013 y basada en los principios metodológicos del análisis del ciclo de vida del producto, busca aumentar la confianza de los consumidores en este indicador ambiental.

Huella de carbono de productoEl cálculo de la huella de carbono se ha convertido en una herramienta para competir mejor en los mercados internacionales. Con motivo de su creciente influencia, nace la especificación técnica ISO 14067.

La ISO 14067 está basada en otros estándares internacionales como la ISO 14040, ISO 14044  y PAS 2050, que analizan la gestión ambiental de los productos a través del análisis de su ciclo de vida. Los principales objetivos de esta especificación técnica son implementar la cuantificación de los Gases de Efecto Invernadero (GEI) y mejorar la comunicación del resultado del cálculo de la huella de carbono respecto a los consumidores. Además, cuantifica las emisiones generadas en todas las etapas del producto, desde la adquisición de materias primas hasta el fin de su vida útil, después de haber sido producido, distribuido y utilizado.

Cuantificación

La necesidad de unificar criterios a la hora de cuantificar la huella de carbono del producto ha sido una de las principales dudas que generaba el uso de esta herramienta, motivo por el que la ISO 14067 establece unos puntos básicos que facilitan su cálculo y simplifican la comparación de resultados entre productos. Los aspectos más relevantes son los siguientes:

Se deben definir los límites del sistema y su unidad funcional, es decir, la cantidad representativa de un producto que sirve para referenciar los cálculos.

La metodología para la cuantificación debe incluir las 4 fases del ciclo de vida (definición de alcance, inventario, análisis e interpretación del ciclo de vida).

Las emisiones de GEI del producto deben ser agrupadas en las etapas del ciclo de vida donde se producen.

Es necesario establecer cuál es el periodo de cálculo.

El resultado debe de ser expresado como CO2e/unidad funcional.

Comunicación

Gracias a la ISO 14067 se pueden ofrecer diferentes sistemas de comunicación que facilitan a los consumidores la comprensión de los resultados obtenidos y ponen orden en el maremágnum de las etiquetas ambientales. La comunicación puede tener lugar de las siguientes maneras:

Comunicación a través del informe de estudio realizado tras la cuantificación, incluyendo toda aquella información adicional que la organización crea de interés.

Comunicación mediante un informe de seguimiento de desempeño, que permita comparar los resultados del cálculo de huella de carbono de un producto, con los obtenidos en años anteriores y que, además, indique cuáles son los cambios que han motivado esa diferencia.

Comunicación mediante etiquetas en productos que muestren la cantidad de CO2e/unidad funcional.

Comunicación mediante una declaración ambiental de producto, verificada por una entidad independiente.

Las nuevas metodologías de la ISO 14067 basadas en la cuantificación a través del ciclo de vida y de comunicación, facilitan el seguimiento de los resultados en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y aumentan la credibilidad, la coherencia y la transparencia del cálculo de la huella de carbono.

¿Crees que la ISO 14067 realmente va a ser utilizada  y  va a aportar nuevos criterios a las empresas que deseen calcular la huella de carbono de sus productos?

Fuente: ecoticias / BSI / ismedioambienteFlickr

¿Qué te ha parecido el artículo «Huella de carbono de producto»?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

0 Comentarios

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 50.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética

© twenergy.com 2018