Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

La concentración de CO2 llega a niveles alarmantes

El nivel del gas que más calor atrapa de la atmósfera, el dióxido de carbono, ha sobrepasado el temido límite de las 400 partes por millón (ppm). La última vez que la concentración de este gas de efecto invernadero fue tan alta, el Homo Sapiens todavía no había aparecido.

CO2Las mediciones

Dos máquinas absorben el aire rodeadas de miles de kilómetros de Océano Pacífico. No hacen ruido pero cada hora, aportan un valor de emisiones de CO2, y desde hace décadas este valor se ha ido incrementando. La primera máquina que consiguió medir de manera precisa la concentración de CO2 en la atmósfera se instaló en Hawái en 1958, a petición del científico Charles David Keeling. Su descubrimiento del incremento del nivel de dióxido de carbono en la atmósfera cambió nuestra percepción de la relación entre el ser humano y el planeta. El gráfico de su descubrimiento, conocido como la curva Keeling, es uno de los mayores logros de la ciencia moderna.

El hecho de haber superado el umbral de las 400 ppm es una señal de alerta que nos recuerda que los esfuerzos para controlar las emisiones producto de la actividad humana han fallado.

El aumento no es una sorpresa para los científicos pues la evidencia es concluyente. El fuerte crecimiento de las emisiones globales de CO2 es principalmente consecuencia de quemar carbón, petróleo y gas natural. Los científicos han determinado que antes del siglo XIX los niveles de gases de efecto invernadero eran de 280 partes por millón. La tasa de incremento se ha acelerado desde que comenzaron los análisis continuos en 1958. Si no se actúa para limitar las emisiones, el número puede superar las 560 ppm antes de fin de siglo, doblando la concentración de antes de la Revolución Industrial.

La función del CO2 en la atmósfera

El estudio de la física básica de la atmósfera descubrió hace más de un siglo que el dióxido de carbono juega un papel muy importante en el mantenimiento del clima terrestre. Aunque la proporción en el aire es reducida, este gas es tan eficaz atrapando el calor de la radiación solar, que actúa como capa protectora permitiendo el paso de la luz visible e impidiendo que se escape la mayoría del calor, que de otra forma acabaría en el espacio. Analizando los niveles de muchos millones de años, podemos comprobar que existe una relación directa entre el dióxido de carbono y la temperatura en la Tierra.

Las consecuencias

La gran pregunta es: ¿Qué supondrá el incremento de temperatura en la Tierra?  Los científicos creen que el aumento augura cambios muy importantes en el clima. Muchos de estos efectos ya están sucediendo a pequeña escala, y la habilidad de los ecosistemas para absorber los impactos de la actividad humana es limitada.

Esto no quiere decir que el futuro cercano de la especie humana esté comprometido, pero todo indica que la vida para las próximas generaciones no será tan apacible como la de hoy.

La Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés) recalcó que, “una vez emitido, el CO2 permanece durante miles de años en la atmósfera, por ello los cambios climatológicos dependen principalmente de las emisiones acumulativas y hacen cada vez más difícil evitar futuros cambios”.

Algunos científicos discuten si ya hemos superado el punto de no retorno al detectar que los impactos se aceleran. Una minoría sostiene que aún queda tiempo para seguir quemando combustibles fósiles y esquilmando las selvas antes de que las consecuencias sean catastróficas. Por su parte, la comunidad internacional ha acordado que las 450 ppm, asociadas al incremento de 2ºC, no deberían ser superadas. Sin embargo, si atendemos a la Agencia Internacional de la Energía y a los datos de la monitorización de los sensores de emisiones, no estamos en el camino de evitar ese límite.

¿Qué se puede hacer al respecto?

A corto plazo, los gases de efecto invernadero más potentes pero de menor duración pueden ser capturados y almacenados.  Pero es casi más importante que evitemos su emisión en primer lugar. Tanto si acometemos alguna medida como si no, el mundo continuará calentándose hasta cierto punto, por lo menos 0,8 ºC. Muchos países se han comprometido a intentar limitar el calentamiento global a 2 ºC, pensando que cualquier calentamiento superior supondría riesgos inaceptables.

Fuentes: NYTimes/Flickr

¿Qué te ha parecido el artículo «La concentración de CO2 llega a niveles alarmantes»?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

1 Comentario

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 50.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética

© twenergy.com 2018