Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

¿Cuándo es imprescindible un purificador de aire?

Llega la primavera y, con ella, uno de los principales problemas de los alérgicos, el polen. Estos pequeños granos se dispersan por todas partes, sin embargo, su intensidad depende de la zona donde residamos. En este post te presentamos algunas de las soluciones disponibles para evitar las molestias ocasionadas por las alergias al polen.

 

¿Qué es la alergia?

La alergia es una reacción exagerada de nuestro organismo al ponerse en contacto con sustancias provenientes del exterior, denominadas alérgenos. Estas sustancias pueden ser inhaladas, ingeridas o simplemente podemos establecer contacto con ellas. Es entonces, cuando nuestro sistema inmunitario identifica al alérgeno como una sustancia nociva, aun siendo tolerada por parte de la sociedad.

Una reacción alérgica puede llegar a provocar una serie de alteraciones perjudiciales para nuestro cuerpo que pueden ir, desde la inflamación de las mucosas o la piel, hasta problemas de salud más graves, como la urticaria o el asma.

En cuanto al tipo, existen multitud de alérgenos tales como los ácaros, el polvo, algunos alimentos e incluso determinados medicamentos. Sin embargo, el alérgeno más extendido es, sin lugar a duda, el polen. La intensidad de polen y nuestro nivel de alergia están condicionados fundamentalmente por el área geográfica en el que nos encontremos.

La alergia según la zona

Según la sociedad española de alergología e inmunología clínica, en adelante SEAIC, en España existen aproximadamente 8 millones de personas alérgicas al polen.

La zona donde vivamos va a determinar que planta nos va a afectar más. Así, por ejemplo, en el sur y centro de la península el polen de olivo es el más intenso, mientras que en el norte es del abedul. En las grandes ciudades, por el contrario, el polen del plátano de sombra es el que más problemas ocasiona debido a que se utiliza como árbol urbano.

No obstante, las plantas gramíneas son las que más alergia causan tanto en nuestro país como en Europa. La principal causa es su amplia distribución y la elevada alergenicidad de sus granos de polen. Además, su periodo de polinización es muy amplio debido a la gran diversidad de especies que existen y a que cada una cuenta con un periodo de floración determinado.

Así mismo, es importante tener en cuenta la intensidad de polinización de cada área, que mide la concentración de polen por metro cuadrado de aire. Para conocerla existen diversos mapas de previsión de polen como el de la SEAIC, el tiempo o la Comunidad de Madrid.

De manera general, la comunidad autónoma con mayor intensidad de polinización es Andalucía, seguida por las del centro peninsular. Por el contrario, la Comunidad Valenciana, Cataluña, Murcia y Baleares cuentan con los niveles de concentración de polen más bajos.

Cabe destacar que la contaminación ambiental favorece la acción del polen y el aumento de los síntomas de la alergia, por ello, en las ciudades es donde más problemas existen. Los contaminantes se adhieren a los granos de polen y entran a nuestro organismo, agravando los síntomas.

¿Alergias en nuestro hogar? Algunas soluciones

Además del polvo y los ácaros, en nuestros hogares también podemos tener reacciones alérgicas al polen. Las ventanas, nuestra ropa o nuestras mascotas son algunos ejemplos de posibles vías de entrada de este alérgeno.

A continuación, te proponemos algunas de las recomendaciones más eficaces en el hogar para combatir la alergia esta primavera:

·         Ventila la casa al mediodía y por poco tiempo, ya que es el momento en el que los niveles de polen son más bajos.

·         Dúchate y cámbiate de ropa al llegar a casa para no esparcir el polen por todas las estancias.

·         Si tienes jardín, evita cortar el césped, podar los árboles o plantar plantas que polinicen.

·         Lava a tu mascota con frecuencia y evita que entre a estancias clave, como el dormitorio.

·         No barras la terraza tan a menudo, ya que esparcirías el polen y podría entrar en tu hogar.

·         Incorpora filtros anti-polen en los aparatos de aire acondicionado y cámbialos cada poco tiempo.

Así mismo, podemos comprarnos un aparato muy útil para recolectar alérgenos como el polvo, las bacterias, los virus o el polen. Te mostramos cómo puedes construir un purificador de aire.

 

¿Qué es un purificador de aire?

Un purificador de aire nos permite deshacernos de los agentes contaminantes y gases dañinos de nuestro hogar a través de su tecnología de filtración. Gracias a este aparato, las personas asmáticas, alérgicas o con sensibilidad química múltiple pueden ver sus síntomas reducidos rápidamente.

Un ejemplo de estos aparatos que podemos encontrar en el mercado actual es el purificador de aire Philips, que te permitirá disfrutar de una primavera sin preocuparte por los síntomas de las alergias. ¡Descúbrelo!

¿En qué se diferencia el purificador de aire Philips? 

En comparación con otras marcas, este purificador cuenta con un filtro multicapa de HEPA (High Efficiency Particulate Air). El prefiltro atrapa primero las partículas más grandes, como el pelo humano o el polvo, y luego partículas en suspensión más finas, como el polen, los virus y las bacterias. ¡Hasta partículas de 20 nanómetros!

Otra ventaja de este modelo es su capa de carbono activado. Esta capa es capaz de eliminar los malos olores y absorber los gases nocivos como, por ejemplo, los compuestos orgánicos volátiles, los formaldehídos o el tolueno.

Así mismo, cuenta con la alerta HealthyAirProtect Alert que nos avisa de cuándo debemos sustituir el filtro garantizando en todo momento un aire saludable. De esta forma, si el filtro no se cambia a tiempo el purificador deja de funcionar.

Otra opción que lo hace especial es el modo Smart Night, que reduce el nivel de actividad durante la noche. Cuando nuestro cuarto se oscurece, el purificador reduce la velocidad de ventilación, el nivel de ruido y el consumo de energía. Al amanecer, reanuda el funcionamiento normal. ¡Ahorra energía!

Además, cuenta con diferentes pilotos que nos muestran en nivel de calidad del aire según el color: azul (muy bueno), morado oscuro (bueno), morado (normal) y rojo (malo). De esta manera nos será más cómodo conocer el estado de calidad del aire de nuestro hogar.

Por último, cabe destacar que el purificador de Philips tiene una mayor potencia, menor nivel de decibelios (ruido) y mayor área de limpieza que otros existentes en el mercado actual. ¡No lo pienses más!

¿Sufres de alergia? ¿Comprarías un purificador de aire para tu hogar?

FUENTES: Elaboración propia / seaic / Philps

  • Purificador de aire Philips
  • Purificador de aire Philips
  • Purificador de aire Philips
  • Purificador de aire Philips

¿Qué te ha parecido el artículo «¿Cuándo es imprescindible un purificador de aire?»?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

0 Comentarios

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 50.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética

© twenergy.com 2018