Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

¿Qué es la energía primaria?

Penélope López

El planeta nos suministra energía a partir de sus recursos naturales (el sol, los combustibles fósiles, el viento…). La mayoría de las veces estos recursos no son directamente utilizables, sino que han de ser transformados, física o químicamente, para su uso final. La energía disponible en la naturaleza, antes de ser convertida o transformada, es lo que se denomina “energía primaria”.

La electricidad, por ejemplo, es una fuente de energía secundaria. Esto quiere decir que para poder generar la energía eléctrica que usamos en nuestras casas, se ha transformado previamente una fuente de energía primaria (gas natural, carbón, energía eólica…). En el proceso de transformación de energía primaria a energía final, se producen pérdidas de energía.

Transformación de la energía

Inicialmente tiene lugar la producción de energía primaria, considerando su extracción o captación del recurso del medio. Posteriormente, convertiremos esta energía a secundaria, la cual será transportada, almacenada y transformada hasta poder ser utilizable en puntos de consumo tales como hogares, industrias, etc.

El proceso de transformación de la energía primaria en secundaria conlleva además un sobrecoste económico, los denominados costes de transformación de la electricidad.

Para su mejor comprensión lo vemos con un ejemplo:

Si tienes una factura con un consumo de 100 kWh de electricidad. Este consumo de electricidad realizado en tu domicilio se traduce en un valor de energía primaria mucho mayor.

El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) aporta factores de conversión para equiparar la energía final a energía primaria. Según estos valores, 1 kWh de energía final de electricidad convencional en España equivale a 2,461 kWh de energía primaria. Y, por tanto, esto se traduce en que este consumo de 100 kWh de electricidad en realidad supone un consumo de 246 kWh de energía primaria.

Fuentes de energía primaria

Existen diferentes fuentes de energía primaria, dependiendo de su capacidad de regeneración. Las procedentes de los combustibles fósiles (carbón, petróleo, gas natural y uranio) tardan miles de años en generarse, por lo tanto se agotan. Esto hace que, a pesar de haber sido las fuentes más empleadas históricamente, su uso se vaya haciendo cada vez más complejo y costoso.

Sin embargo, las fuentes de energía renovables (el agua, el sol, el viento, la biomasa, el calor interno de la tierra) están casi siempre disponibles en la naturaleza y seguirán estándolo incluso cuando las anteriores se hayan agotado.

El boletín estadístico de 2014 indica que, aunque las tendencias están cambiando significativamente, las fuentes de energía primaria no renovables todavía son las más utilizadas. Así, el año pasado se utilizaron 50.740 ktep de petróleo, 23.664 ktep de gas natural, alrededor de 15.000 ktep de energía nuclear y casi 12.000 ktep de carbón. En cambio, el consumo total de energía procedente de fuentes renovables no suma los 18.000 ktep.

Gráfico energías primarias

Las energías renovables se van usando más cada año progresivamente, ¿Llegaremos a consumir más energía renovable que energía fósil?

Fuentes: Elaboración propia/ Flickr

¿Qué te ha parecido el artículo «¿Qué es la energía primaria?»?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

1 Comentario
Big original 1049349437

Es importante conocer el origen de las cosas.

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 50.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética

© twenergy.com 2017