Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

¿Qué son y cómo funcionan los acumuladores de calor?

Los acumuladores de calor son sistemas de calefacción eléctricos que funcionan mediante unas resistencias que calientan unos ladrillos refractarios con una gran capacidad de almacenar calor.

Su funcionamiento se basa en la alternancia de ciclos de carga y descarga. Es decir, durante un período de tiempo, normalmente por la noche, los acumuladores se cargan de calor y descargan esa energía durante el día.

Elementos de un acumulador

Además de la resistencia y el núcleo acumulador, nombre que recibe el conjunto de los ladrillos refractarios, existen otras partes muy importantes en estos sistemas:

  • Aislamiento térmico: permite conservar el calor acumulado en el núcleo acumulador, evitando que la superficie del equipo alcance temperaturas excesivas y que se produzcan posibles quemaduras.
  • Sistemas de gestión: un conjunto de ruedas o botones que permiten administrar los tiempos y la cantidad de energía de los ciclos de carga y descarga.

Al contrario que otras fuentes de energía como el gas natural o el butano, los acumuladores eléctricos tienen la ventaja de no producir emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), ni consumir oxígeno en el lugar donde se genera el calor. Además no tienen ningún coste de mantenimiento.

Aunque no se puede decir que produzcan emisiones de manera directa, sí lo hacen de forma indirecta, ya que emplean electricidad como fuente de energía (fuente no renovable). También hay que considerar que cada vez más electricidad proviene de fuentes renovables, por lo que las emisiones de GEI asociadas van reduciéndose.

La mayor desventaja de estos equipos es la baja eficiencia de su dimensionamiento de la demanda de calefacción. El calor puede acabarse antes de que comience otro ciclo de carga, por lo que la temperatura no se mantendrá constante en la habitación.

Además, al haber desaparecido la “tarifa nocturna”, que favorecía el consumo de energía durante la noche, el uso de la energía eléctrica ofrece pocas ventajas frente a otras fuentes de energía.

Es importante valorar si los acumuladores de calor son la mejor opción de calefacción, teniendo en cuenta las limitaciones y costes asociados que plantean. ¿Tienes acumuladores en tu hogar? ¿Qué ventajas o inconvenientes encuentras en esta forma de calefacción?

Fuente: Elaboración propia / emp&isd (Flickr)

¿Qué te ha parecido el artículo «¿Qué son y cómo funcionan los acumuladores de calor?»?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

0 Comentarios

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 50.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética

© twenergy.com 2018