Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

El cultivo urbano: una de las vías para una alimentación sana

La historia de la humanidad y la creación de las primeras urbes está unida al cultivo de alimentos. Desde la aparición de las primeras ciudades los huertos urbanos han estado presentes en la vida de sus habitantes. Gracias a este tipo de cultivos el hombre ha sobrevivido a hambrunas producidas por las guerras o los desastres naturales. También avivan las relaciones humanas y relacionan a las personas con el medio natural, creando espacios verdes y amplios dentro de las ciudades, acercando la naturaleza a las urbes.

Historia de los huertos urbanos

¿Te has dado cuenta que en tu ciudad hay huertos urbanos? Seguro que si das un buen paseo eres capaz de encontrar alguno. Este tipo de cultivo en medio de la urbe ha existido desde las primeras civilizaciones. Ya los egipcios cultivaban entre las palmeras, frutales y vides, realizando bonitos jardines que además de sombra les proveían de alimentos. En los jardines de los templos cultivaban plantas medicinales, hortalizas y hierbas.

Romanos, griegos y bizantinos, disponían en sus palacios parcelas de huertos y muchas más civilizaciones de la antigüedad contaban con pequeños jardines en sus propias casas donde cultivaban alimentos para uso familiar y para ofrendas a los dioses. Ya en la Edad Media se cultivaban en los jardines de los monasterios y conventos algunas hortalizas y verduras (y plantas medicinales) que servían como sustento a sus habitantes y a los peregrinos que por allí se acercaran.

En la época moderna este tipo de cultivos se han utilizado tras las hambrunas provocadas por las guerras, como alimentos de supervivencia de poblaciones que muchas veces dejaban de recibirlos del campo al estar estos esquilmados y destruidos por las batallas. Hoy en día los huertos urbanos ayudan a determinadas poblaciones a disponer de alimentos frescos y baratos, contribuyen a la sostenibilidad ambiental de las ciudades, permiten el consumo de alimentos ecológicos con bajo coste y como no, acercan más a las personas y las permiten relacionarse.

Desde la década de 1980 los huertos urbanos vuelven a tener una gran importancia en las ciudades, tanto para acercar de nuevo la naturaleza a las superficies de cemento y asfalto como para incentivar la relación entre los vecinos, dar ocupaciones a los más mayores, favorecer la integración de los marginados, disponer de una educación medioambiental para los más jóvenes y surtir tanto a los comedores para los más desfavorecidos como para los negocios del barrio, de verduras, frutas y hortalizas de mayor calidad y mejor precio.

Hoy en día disponer de un huerto urbano también significa prescindir de la agricultura intensiva, evitar el despilfarro de envases de plástico y por lo tanto cuidar el medio ambiente.

¿Qué te ha parecido el artículo «El cultivo urbano: una de las vías para una alimentación sana»?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

0 Comentarios

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 50.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética

© twenergy.com 2018