Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

Ruta ecológica por India: el cultivo del cardamomo

Tras ver el proceso de cultivo del té orgánico y del café y la pimienta, la ruta ecológica por India termina en Kerala, donde se encuentran las llamadas ‘Montañas Cardamomo’, un espacio en el que crecen vastas plantaciones de esta especie aromática de hierba perenne.

El cardamomo, que muchos sólo conocen por la moda de condimentar el gin-tonic, viene de una planta de bellas flores, similar a una orquídea, que desprende un agradable olor en mitad de la selva.

Lo que nosotros estamos acostumbrados a consumir no es más que la semilla de la planta, que únicamente se recoge cuando tiene un tamaño adecuado y pasan del color verde al negro. Estas semillas se encuentran en la parte inferior de la planta, que se alza alta en mitad de la jungla, proporcionando buena sombra en los días más soleados.

En Kerala, el modo empleado para preparar las semillas es el tradicional, que respeta escrupulosamente el medio ambiente. Las mujeres son las encargadas de realizar la recolecta y, una vez recogidas todas las semillas, éstas se almacenan durante 24 horas en una habitación a oscuras.

Para secar las semillas de cardamomo, se utilizan grandes troncos de árboles muertos que, una vez partidos en trozos, sirven para alimentar una hoguera. Dispuestas todas las semillas negras en una rejilla encima de la hoguera, el fuego se encarga del resto, ahumándolas y favoreciendo a su secado con el calor que se genera.

La tradición sostenible de los nativos se extiende a todo el ciclo de vida de las plantas de cardamomo. Se necesitan cerca de tres años para que una planta se desarrolle convenientemente y sus semillas puedan utilizarse.

En su proceso de crecimiento, los nativos limpian las plantas de hojas secas para favorecer su crecimiento. Con estas hojas, al pie del cardamomo, cavan un pequeño hoyo y las entierran, generando abono natural que fertilizará la tierra para así obtener semillas de mayor calidad.

Transcurridos alrededor de 12 años de vida, las plantas tocan a su fin y son extraídas del terreno y, en el mismo punto que se ha ido fertilizando, se planta el nuevo cardamomo, extendiendo el ciclo sostenible.

Las hojas más secas se cortan, se limpian y se echan en unos agujeros para que sirva de abono orgánico. La propia planta es la que enriquece la tierra para tener una semilla mejor.

Se necesitan tres años desde que una planta es pequeña hasta que se ha desarrollado para que dé unas buenas semillas de cardamomo. Al cabo de doce años, cortan las plantas viejas y en los lugares en los que se ha estado fertilizando la tierra se plantan las nuevas, se va renovando.

¿Qué te ha parecido el artículo «Ruta ecológica por India: el cultivo del cardamomo»?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

0 Comentarios

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 50.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética

© twenergy.com 2018