Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

Sostenibilidad: renovables y arquitectura

Basilio Antona

Uno de los principales temas tratados hoy día en todos los medios es el impacto que causa la actividad del ser humano en la naturaleza y el medio ambiente del planeta. Parece que ya tenemos conciencia de un mejor e inteligente aprovechamiento de los recursos de la Tierra. La misma legislación ya nos requiere respetarlos y hacer buen uso de ellos.

La construcción es, junto al transporte y la industria, uno de los mayores consumidores de recursos energéticos y naturales. En España el parque de viviendas ha crecido enormemente en los últimos años. Y a pesar de la crisis, las proyecciones estadísticas sugieren que la construcción crecerá en España este año 2015 tras siete años de caída. Sin duda es una buena noticia para nuestra economía, pero solemos perder de la vista que el avance vertiginoso no sólo trae ventajas, sino que a menudo causa unos daños importantes al medio ambiente ya que es un sector de enorme influencia en la evolución del consumo de energía y las emisiones de CO2.  En el año 2010, sumando la energía absorbida en el proceso de construcción y en el de explotación de los edificios, el sector concentraba la tercera parte del total de emisiones de gases de efecto invernadero. 

Para solucionar este problema la sociedad actual demanda que la arquitectura y el proceso de construcción sean sostenibles, eficientes y se integren en el espacio natural. A paso lento pero seguro nos movemos hacia el objetivo determinado. La tecnología de construcción de la vivienda ha avanzado mucho durante las últimas décadas, el nuevo Código Técnico de la Edificación (CTE) supone una mayor exigencia. La vivienda actual debe ser sostenible y ecológica.

¿Pero qué significa “ser sostenible”? La formulación abreviada de este término es: “satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las del futuro para atender sus propias necesidades”.  

En la construcción sostenibilidad es el modo de alcanzar el equilibrio entre nuestras expectativas de confort y comodidad, la eficiencia, el respeto al medio ambiente y un ahorro económico considerable. La arquitectura sostenible junta la experiencia del pasado y el conocimiento de hoy. 

La arquitectura sostenible implica a todos los actores involucrados en el proceso de la construcción, en el objetivo de reducir de manera significativa nuestra huella de carbono, tanto en el diseño y construcción de los edificios como en la forma de hacer uso de ellos en nuestra vida diaria.

Es obvio que hoy día tenemos muchos arquitectos capaces de diseñar una vivienda perfecta desde el punto de vista de sostenibilidad con la aplicación de soluciones eficientes y seguras en los distintos capítulos del proceso. Existen nuevas tecnologías en la producción de materiales de construcción y materiales para aislamientos capaces de prolongar el ciclo de vida de la vivienda y de reducir el coste de mantenimiento, mejorando el bienestar y calidad de vida de los habitantes. Pero para conseguir el resultado óptimo hay que complementar la vivienda con un buen sistema de climatización que a su vez debe ser respetuoso con el medio ambiente. Cada día más profesionales involucrados en el proceso de la edificación ponen su interés en el conocimiento y aplicación de sistemas de climatización basadas en las Energías Renovables. 

La experiencia es relativamente reciente pero que acumula ya bastantes años nos demuestra que climatizar con energías alternativas no supone correr riesgos, una instalación realizada por una empresa con solvencia profesional y económica que cuente con los medios adecuados, será un sistema seguro y cómodo que nos permitirá rebajar consideradamente el coste de explotación y evitar muchas complicaciones. Las energías alternativas no son un desconocido, sino una buena opción a la hora de invertir. 

Entre los sistemas más conocidos de Energías Renovables aplicadas al sector residencial están la biomasa, geotermia, aerotermia y energía solar térmica o fotovoltaica. Para una vivienda unifamiliar igual que para un edificio de viviendas, en principio puede aplicarse cualquiera de los sistemas arriba mencionados, pero es muy importante y es condición imprescindible a la hora de elegir, estudiar cada caso concreto para poder valorar las posibilidades y las ventajas que pueda aportar uno u otro. 

En caso de la calefacción por biomasa, el combustible orgánico (pellets) con un elevado poder calorífico, quemado en la caldera de biomasa, abastece las necesidades de calefacción y de agua caliente sanitaria la vivienda. Las calderas de biomasa de nueva generación pueden funcionar de forma automática. Para quienes les gusta mirar al fuego y sentir el calor de la lumbre, existen modelos de calderas de biomasa que lo permiten. Desde el punto de vista económico, el uso de biomasa nos permite ahorrar hasta un 50% en comparación con una caldera de gasóleo.

Compatible con los radiadores (sistema clásico) y el suelo radiante (el emisor de calor que cada vez tiene más aceptación por el confort que ofrece y ausencia de impacto estético), lo que hace más atractiva la biomasa a la hora de rehabilitación de la vivienda. Un aspecto que tiene que tener en cuenta el arquitecto que planifica este sistema para calefactar la vivienda es que el sistema va a necesitar un silo para guardar el combustible lo que puede ser obstáculo en caso de los espacios pequeños. 

La climatización por geotermia consiste en un sistema cuya característica principal es el aprovechamiento de la energía acumulada en el subsuelo. La alta eficiencia del sistema viene dada por la estabilidad y escasa diferencia de temperatura que se da entre el foco de extracción (subsuelo) y el foco de aplicación (suelo radiante). Las bombas de calor geotérmicas pueden cubrir todas las necesidades de calor y agua caliente sanitaria de una vivienda. La ventaja de este sistema es que nos permite no sólo calentar la casa, sino refrigerarla durante los meses calurosos prácticamente sin coste adicional. En este caso el emisor del calor/frio debe ser el suelo radiante. Este sistema no requiere ningún mantenimiento complicado ni almacenaje de combustible y el espacio para el cuarto técnico es muy reducido, una vez instalado, funciona como un reloj y es muy respetuoso con el medio ambiente. En lo que se refiere a beneficios económicos, aunque la inversión es algo más elevada que la aerotermia o la biomasa, la instalación geotérmica permite reducir consideradamente el consumo de la energía, hasta 70% en modo calefacción y hasta 95% en modo refrigeración. Aunque la geotermia es particularmente rentable en la nueva edificación, también es posible rehabilitar una vivienda e introducir geotermia.

La climatización por aerotermia se parece a la geotermia en que el generador es una bomba de calor, que en este caso aprovecha la energía térmica acumulada en el aire. Este sistema funciona para calor/frío y nos climatiza la vivienda tanto en invierno como en verano. El emisor de aplicación es generalmente suelo radiante. La aerotermia tiene un coste de inversión sensiblemente inferior a la geotermia, si bien el cumplimiento del CTE obliga a la instalación de paneles solares para  cumplir con la contribución de energía renovable en la producción de agua caliente sanitaria. Pero no tenemos que olvidar que el kilovatio fabricado por aerotermia va a costar más que en el caso de climatización por geotermia. El sistema tiene rendimientos muy bajos en climas fríos de montaña, pero es una solución a tener en cuenta en cualquier otra ubicación.

La energía solar, gratuita y casi inagotable puede utilizarse en viviendas de dos modos distintos: 1) energía obtenida con paneles solares que calientan el agua y sirven de apoyo a otros sistemas de calefacción y agua caliente sanitaria; 2) energía solar captada por paneles fotovoltaicos que se transforma en electricidad directamente para ser consumida al instante o acumulada en las baterías. Suelen ser instalados en el tejado de la vivienda. 

España es un país con muchas horas anuales de sol, los paneles fotovoltaicos están llamados a tener un gran protagonismo a medio plazo, pero para ello deberá cambiar el marco normativo que de forma incomprensible, en la lógica de la eficiencia y la sostenibilidad, penaliza su uso. 

Los sistemas analizados van a mejorar la calidad de la edificación en la medida que van a emplear Energías Renovables sin merma en el confort de los usuarios. Es responsabilidad de los agentes implicados: arquitectos, promotores y en última instancia de los usuarios apostar por estas soluciones.

 

¿Qué te ha parecido el artículo «Sostenibilidad: renovables y arquitectura»?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

0 Comentarios

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 50.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética

© twenergy.com 2017