Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

Las gallinas ecológicas: buscando una alimentación de calidad

Preocupados por la alimentación, cada vez más jóvenes familias americanas se plantean la vuelta al campo, a la granja, a cultivar y criar sus propios alimentos, y a crear con ello un negocio sostenible.

Brady y Megan compraron los terrenos de su granja hace 5 años, cuando el mercado inmobiliario se desplomó, y tres años más tarde iniciaron la aventura de la cría de pollos de pastoreo libre. 

Las gallinas ponedoras se crían en dos gallineros que Brady ha construido el mismo a partir de dos remolques viejos. Los gallineros son móviles, lo que le permite hacer circular a las gallinas por distintas áreas de sus terrenos. Por lo general, primero deja pastar a las ovejas que posee para que corten la hierba a una altura accesible a las gallinas. Estas comen la hierba, los gusanos y otros bichos que se encuentran en el terreno y, en ocasiones, se las complementa con grano. Brady, además, ha hecho un trato con algunos de los vecinos que rodean su propiedad para poder utilizar sus terrenos y mover por ellos a sus gallinas. Las gallinas disponen de este modo de una mayor área para alimentarse y los pastos de sus vecinos se enriquecen con su abono. 

Más pequeños y también en un pequeño gallinero móvil podéis ver en el vídeo a las gallinas usadas para carne. Cuando filmamos no tenían más de 3 semanas. Según crezcan se las trasladará a un gallinero mayor, si bien la vida de estas gallinas es corta y a las 9 semanas se las sacrifica. Esta parte también se realiza en casa, tratando de evitar el estrés del traslado al matadero.

Si os digo la verdad, nunca he visto unas gallinas y unos gallineros más limpios y desde que estoy aquí he tenido la oportunidad de ver unos cuantos. Las grandes productoras de huevos y pollos lo tienen difícil, porque aunque han mejorado mucho sus productos y básicamente se nutren de granjas de este tipo y mayores, es muy complejo para ellos producir en cantidad pollos de esta calidad. En muchas ocasiones, las condiciones de vida a las que se los someten son horribles: hacinados y sin poder ver la luz del sol. 

Como Brady menciona, su negocio constituye una nueva opción para los clientes, para aquellos que deseen sacrificar un poco de su comodidad y tiempo libre, y estén dispuestos a ir a las granjas locales a seleccionar y recoger su producto. Sí, consume mucho más tiempo, pero merece la pena. La experiencia de comer una tortilla o un pollo criado al aire libre, en pastos frescos y moviéndose en libertad, es indescriptible. Tal vez más personas en América crían unas pocas gallinas en su propio jardín. Excepto cuando hace mucho frío o mucho calor o las gallinas están mudando las plumas, un huevo al día es lo normal por gallina. Pero si esto os parece demasiado, siempre es posible visitar alguna granja local.

¿Qué te ha parecido el artículo «Las gallinas ecológicas: buscando una alimentación de calidad»?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

0 Comentarios

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 50.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética

© twenergy.com 2018