Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

¿Viene el fracking a Europa?

La dependencia energética externa que afecta a Europa supone una grave vulnerabilidad, que podría solucionarse empleando fuentes de energía propias como las energías renovables, algo por lo que la Unión Europea (UE) lleva apostando muchos años, y la fracturación hidráulica o fracking

El sistema energético europeo no es autosuficiente, ya que cerca del 50% del petróleo y del gas natural se importa. Esto supone una gran debilidad para la Unión Europea (UE) ante posibles cortes de suministro o encarecimiento de los precios.

Esta vulnerabilidad se ha hecho más patente, tras la reciente crisis de Crimea. Como medida de presión Rusia amenazó con cortar el suministro de gas natural; lo cual tendría un gran impacto, ya que el 30% del gas que consume Europa viene de este país.

Este hecho, junto con otros que han ocurrido en los últimos años, han acelerado un proceso de transición hacia una política europea que busca reducir las altas tasas de dependencia energética.

En este sentido, la Unión Europea quiere apostar por dos vías:

- Comprar el gas a otros países con lo que se tengan mejores relaciones y diversificar las fuentes para evitar la dependencia de un solo país.

- Explotar sus propias fuentes energéticas.

Fuentes energéticas en Europa

Europa, con el objetivo de reducir la dependencia energética y cumplir con los acuerdos internacionales de reducción de emisiones de GEI, está favoreciendo el uso de energías renovables.

Pese a que el aumento del uso de las energías renovables es notable, el cambio de modelo es lento, ya que se requiere crear las instalaciones, mejorar los conocimientos, y tampoco debemos olvidar que, con la tecnología actual, las energías renovables requieren de energías convencionales de apoyo.

Por otro lado, la UE también está estudiando el uso de la fragmentación hidráulica (fracking) para aprovechar los recursos propios, ya que algunos países como Suecia, Dinamarca, Reino Unido, Alemania y  Austria cuentan con reservas de gas de pizarra o esquisto.

Otros países como, como Polonia, Estonia, Lituania, Rumanía o Eslovaquia, ya tienen permisos de explotación. En  el caso de Polonia ya han empezado a perforar 50 pozos, que tiene previsto aumentar hasta 300 para el año 2015.

España también cuenta con este tipo de reservas, sobre todo en la cuenca vasco-cantábrica, pero avanza de una manera más pausada por la lenta tramitación de los permisos y la oposición popular y de determinados gobiernos locales.

Países como Polonia y Reino Unido son claros defensores del fracking, mientras que otros como Francia y Bulgaria han prohibido la fractura hidráulica. La mayoría, tras dar los primeros pasos, han decidido posicionarse en una zona neutral, a la espera de más resultados.

Todavía no está claro si esta nueva forma de obtener energía será la solución para reducir la dependencia energética exterior, ya que Europa es incapaz de tomar una postura clara y unida.

Palabras clave: Fracking, Fracturación hidráulica, Europa, dependencia energética

Fuentes: Expansión/ El País / El confidencial / Flickr

 

¿Qué te ha parecido el artículo «¿Viene el fracking a Europa?»?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

1 Comentario
Big

El fracking no es para nada la solución. Porque al final seguimos dependiendo de una fuente de energía limitada y no renovable. Al margen de las polémicas de que si es mejor o peor por impacto medio ambiental y efectos secundarios

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 50.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética

© twenergy.com 2018