Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

Green roofs: Argentina y los tejados ecológicos

En la década de los años 60 las terrazas verdes o green roofs se pusieron de moda, más como una respuesta práctica contra la isla de calor que generan los edificios, aunque también como germen de la posterior batería de medidas contra el cambio climático. Esta corriente se ha extendido por todo el mundo y las cubiertas ecológicas aportan 300.000 metros cuadrados al año en el Reino Unido. Buenos Aires y sus edificios públicos no son ajenos a la tendencia. A fin de cuentas y como recuerda la OMS, la ciudad porteña sólo tiene dos metros cuadrados de espacio verde por habitante cuando lo mínimo recomendable son diez. Y, además, se estima que el número de terrazas vacías en la ciudad asciende a unas 130.000.

Ya existe algún edificio público con su green roof, como también son llamados estos jardines en azoteas, en una iniciativa que se bautizó como "la conquista del desierto urbano" y que persigue recuperar espacios construyendo jardines en los techos de terrazas vacías de viviendas unifamiliares y comercios

 ¿Qué modificaciones es necesario aplicar en el edificio para disponer de green roofs?

Si queremos que realmente sea sustentable, lo ideal es contar no sólo con un colector solar que nos permita dar temperatura al agua, sino también montar recuperadores exteriores de agua de lluvia, que posteriormente servirá para el riego de las plantas. Y, por supuesto, dar con la vegetación más adecuada para las condiciones específicas de cada ubicación.

El costo medio del metro cuadrado de terraza verde asciende a unos 1.000 pesos y un proyecto completo podría alcanzar los 200.000 pesos, pero éste costo no ha de verse como tal, sino como una inversión, pues no sólo redunda en impacto ambiental positivo, sino que reporta ahorros.

¿Cuáles son estos beneficios de los jardines de altura?

En realidad, son muy numerosos, puesto que funcionan como un buen aislamiento térmico y sonoro, ampliando la vida útil de la aislación hidrófuga y combatiendo el efecto isla de calor. Además y cómo es lógico al hablar de un incremento de la superficie verde, aumenta el número de sumideros naturales de dióxido de carbono, contribuyendo a ralentizar el escurrimiento de las aguas pluviales (lo que disminuye las inundaciones), y mejorando la calidad del aire.

Precisamente a la luz de estos beneficios, la legislación se mueve para fomentar la extensión de estos jardines en azoteas. Así, el Código de Edificación de la ciudad buscará incentivar con ventajas impositivas a quienes apuesten por esta tendencia verde, compensando la inversión que es necesario realizar. Podría haber reducciones de hasta el 20% en la tasa de ABL para los jardines de más de 151 metros cuadrados. En ciudades como la canadiense Toronto, por ejemplo, todas las construcciones de más de 2.000 metros cuadrados deben tener entre el 20 y el 60% de techos verdes.

 Fuentes: TwenergyLa Nacion / Clarin / tuverde.com / Flickr

¿Qué te ha parecido el artículo «Green roofs: Argentina y los tejados ecológicos»?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

1 Comentario
Big

Es una propuesta interesante

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 50.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética

© twenergy.com 2018