Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

Hierro y arena para combatir el arsénico en el agua

David Bollero

Un grupo de investigadores de CONICET ha resuelto de uno de los problemas a los que han de hacer frente las poblaciones de regiones con altos índices de contaminación: la presencia de arsénico en el agua.

El consumo de arsénico en el agua tiene efectos cancerígenos no sólo en quienes la ingieren sino, incluso, en el feto durante el embarazo, puesto que traspasan la barrera placentaria. Tanto es así que la Organización Mundial de la Salud (OMS) la incluyen dentro de las diez sustancias químicas más preocupantes para la salud pública.

En la Argentina, el problema de arsénico en el agua está presente en todo el centro del país desde el Río Paraná hasta la Cordillera y, precisamente por ello, contar con un dispositivo capaz de eliminar este arsénico es un hallazgo crucial.

Se trata de unos dispositivos cuyo filtrado del agua se basa en la arena y el hierro, que se incorpora en forma de alambre, clavos o viruta de acero. El óxido que se genera en estos elementos de hierro al estar sumergidos en agua es el que fija el químico tóxico, siendo tarea de la arena la de retenerlo.

Los centros de investigación de CONICET comenzaron en 2006 el proyecto al detectar que en algunas poblaciones dentro de Salta, en la zona de la Puna y el Chaco salteño, los habitantes no recibían agua tratada a pesar de la existencia de arsénico en el agua.

Ya en 2009 se instalaron estos equipos de filtrado del arsénico en el agua en dos escuelas (en Siervo Cansado y en Tres Horcones) y durante un año se monitoreó su comportamiento con resultados muy positivos. En consecuencia, ya se ha instalado en once escuelas más de la provincia y se están preparando otros diez equipos más. Allí, en la escuelas, es donde, además, se realiza la capacitación necesaria para su utilización.

El hallazgo de CONICET presenta muchas ventajas: desde los bajos costos de producción, al estar fabricado con elementos de la industria nacional, a su sencilla utilización de manera autónoma y su fácil mantenimiento, que puede llevarse a cabo por cualquier usuario.

Aunque estos dispositivos, capaces de suministrar hasta mil litros diarios de agua purificada, están concebidos para uso comunitario, desde CONICET ya se trabaja en el desarrollo de una columna de filtración hogareña para llevarla a casas aisladas. Así, ya se cuenta con alguna experiencia de equipos que filtran 100 litros al día y versiones más reducidas de entre 20 y 40 litros por día para casas de 2 a 4 habitantes.


 

Fuentes: Eco-sitio | Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) | Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet)

¿Qué te ha parecido el artículo «Hierro y arena para combatir el arsénico en el agua»?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

0 Comentarios

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 50.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética

© twenergy.com 2018