Mantener una velocidad constante, señalizar correctamente los movimientos y cambios de dirección al resto de vehículos y, sobre todo, llevar luces que indiquen nuestra posición son precauciones necesarias para circular con seguridad sobre una bicicleta. En el caso de la iluminación, su uso es obligatorio cuando empeoran las condiciones de visibilidad al caer la tarde o en situaciones de niebla, tanto para los demás vehículos como para facilitar la conducción de los ciclistas.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir una luz para tu bicicleta? En primer lugar, la normativa varía respecto a las luces delanteras, que deben ser de color blanco o amarillo cuando se empleen, mientras que las luces traseras, de color rojo, siempre son obligatorias. A la hora de hacerse con iluminación para la bicicleta, existen modelos que permiten varios modos de uso, con luces fijas o intermitentes que aumentan la visibilidad de la bicicleta casi en un centenar de metros.

Para facilitar su uso y evitar incomodidades, es importante elegir una luz para tu bicicleta que sea manejable y fácil de colocar y retirar, para evitar su robo. Además, es prudente decantarse por unas luces que cuenten con sistemas de impermeabilización y con carcasas flexibles y resistentes que nos ofrezcan una mayor durabilidad, además de sistemas de encendido al accionar el freno. Pero, sin duda, el factor que más varía entre unos modelos y otros es su captación y gestión de la energía, que varía entre la clásica alimentación por dinamo hasta los modelos solares de última generación.

Si hablamos de eficiencia energética, las luces LED son las que se llevan la palma, con un gasto mínimo y una vida útil que supera a las de sus competidores. Para llevar la energía a sus bombillas, muchos modelos optan por baterías de litio que se recargan con los mismos cables que usan nuestros smartphones, mientras que los que buscan un plus de sostenibilidad suelen decantarse por soluciones más renovables y ecológicas.

El viejo sistema de carga de luces a través del movimiento de las ruedas sigue vigente, aunque la última tendencia va todavía más allá en el uso de energías limpias, incorporando paneles solares que alimentan las luces LED con la mayor eficiencia y sin necesidad de pedalear para contar con una iluminación necesaria. En Twenergy nos gusta recomendar modelos de última generación, como la luz LED solar trasera de Unotec, que proporciona hasta cuatro horas de luz fija con sólo cargarla al sol y con una durabilidad de bombilla de hasta quince años. Una luz eficaz para tu bicicleta que aumenta tu seguridad y reduce tu huella de carbono.

Puedes encontrar las luces LED en la Tienda Twenergy.

Escribe un comentario