Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

Baños ecológicos: no gastan agua y cuidan el medioambiente

Carolina Gonzalez Miranda

El agua es un recurso escaso e imprescindible para la vida. Según la Unesco, 700 millones de personas no tienen acceso a agua limpia y potable. Una buena solución son los sanitarios que funcionan sin agua. Baños ecológicos que permiten ahorrar y hasta generar compost.

Todos desde nuestro propio hogar, tenemos mucho que aportar. Y, aunque no lo parezca, el cuarto de baño es un buen lugar por el que empezar. Las propuestas más convencionales pasan por sustituir el baño por la ducha y cepillarse los dientes o afeitarse con el grifo cerrado.

Pero hay un paso más allá: los baños secos, o ecológicos. Según el modelo, cada vez que alguien tira de la cadena consume una media de 10 litros de agua. Piense cuántas veces tira usted. Y el resto de personas con las que convive. Los baños secos no utilizan agua y, en consecuencia, no contaminan porque no generan aguas residuales, lo que supone un beneficio por partida doble.

¿En qué consisten?

  • Existen dos tipos distintos: los baños secos que actúan por deshidratación y los que compostan los excrementos, que son biológicamente muy eficientes.
  • Precisan un retrete especial.
  • Aunque pueden instalarse en bloques de viviendas, son perfectos para zonas rurales, rocosas u otras sin red de saneamiento.
  • El mercado ofrece modelos diversos, pero también es posible construirlos de forma casera.

Baños por deshidratación

Estos sanitarios eliminan todo el rastro de líquido posible de lo que cae en su cámara de tratamiento. Para mejorar su eficacia y reducir olores, moscas y patógenos, la orina y las heces se almacenan en cavidades distintas. El papel higiénico debe depositarse en un recipiente aparte. La orina se desvía hacia un depósito en la parte delantera y puede utilizarse como fertilizante sin mucho más procesamiento. Los residuos sólidos se secan a través de calor (incluso con calentadores solares), ventilación y añadiendo material secante, como cenizas y cal.

Es necesario que las cajas de depósito de sólidos tengan ventilación a través de chimeneas, por ejemplo. Así se elimina el riesgo de malos olores. Los residuos generados se retiran anualmente y no constituyen ningún riesgo sanitario. Dado que aproximadamente un 90% de los excrementos es agua, una vez deshidratados, el resto se convierte en abono orgánico limpio y seco.

Baños composteros

En este tipo de sanitarios no se separa la orina de las heces ni tampoco se deposita aparte el papel higiénico. Es más, en la cámara de composta se suelen añadir otros materiales orgánicos, como restos de frutas, paja, serrín, etc. El objetivo es que el proceso biológico de descomposición convierta esos desechos en humus, gracias a la acción del aire, la temperatura y la humedad, los residuos a priori inservibles se pueden utilizar para enriquecer el suelo. Se puede, incluso, añadir lombrices que favorezcan la generación de detritus.

Para que el compost sea de calidad, debe permanecer en la cámara 10 meses aproximadamente.

 

Fuentes: Unesco | Llamado a la consciencia | Ecocosas

¿Qué te ha parecido el artículo «Baños ecológicos: no gastan agua y cuidan el medioambiente»?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

0 Comentarios

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 50.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética

© twenergy.com 2018