Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

Colombia, lento pero seguro hacia la energía solar

Carolina Gonzalez Miranda

Menos del 3% de la energía que se consume en Colombia proviene de paneles solares. Aún queda mucho camino por recorrer: de momento, el país no ha avanzado masivamente en su implantación, debido sobre todo a que las políticas oficiales han estado dirigidas al sector rural, y a que su precio todavía no es popular para el pequeño consumidor (aunque es verdad que éste ha descendido respecto a décadas pasadas).

Pero no todo está perdido. Pese a esta situación, las perspectivas son buenas, incluso teniendo en cuenta sólo los datos rurales: cerca de un millón de familias carecen del servicio de energía eléctrica en el sector rural, y ésta podría ser accesible para ellas gracias a los paneles solares.

De hecho, hasta 2019, el Instituto de Planificación y Promoción de Soluciones Energéticas para las Zonas no Interconectadas (Ipse) tiene previsto instalar hasta 20 MG de energías alternativas como la solar, eólica y térmica. El Instituto trabaja desde hace una temporada en un proyecto piloto para llevar luz a unos seis centenares de personas y unas tantas escuelas rurales apartadas gracias a energía proveniente de paneles solares.

Por su parte, la crisis energética ha causado un vaivén de políticas que no ha ayudado a la consolidación de esta energía limpia, pero su potencial es tan alto que representa un camino por el que, tarde o temprano, el país (y los colombianos), como las naciones más desarrolladas, transitarán. He aquí algunas buenas razones para ello:

 

Ventajas de los paneles solares en los hogares

  • Los paneles solares fotovoltaicos funcionan prácticamente solos, durante todo el día, alimentándose de la radiación solar, incluso si el día está nublado. Lo único que les impide trabajar es la sombra.

  • Su uso es muy sencillo, no cambia nada de lo que hacemos cotidianamente, sino que un sistema automático se encarga de distribuir la electricidad generada para que podamos ver la televisión o encender la luz.

  • La inversión ahora mismo en Colombia no es barata, pero se recupera con creces. Se calcula que los paneles tienen una vida útil de 25 años al 80% de su capacidad de producción inicial.

  • Una vez instalados, podemos olvidarnos de ellos: no se mueven, no hacen ruido, no emiten emisiones ni gas, no sufren alteraciones... Los paneles sólo ocupan de producir electricidad. Tan sencillo como eso.

  • Favorecen el autoabastecimiento de energía: una instalación de 2kW puede generar entre 2,500 y 3,000 kWh año de electricidad, más que suficiente para cubrir las     necesidades de una familia colombiana media (con un consumo medio de 1,700 kWh de electricidad anual).    

  • La posición geográfica de Colombia, muy cercana al Ecuador, beneficia la captación de energía solar. La orientación de los paneles solares resulta por tanto menos relevante, puesto que la posición del sol es vertical y poco inclinada.     

  • En Colombia no se necesita ningún permiso para instalar paneles solares.

  • Son rápidos de instalar. Por supuesto, depende de su tamaño, pero en unos cinco     días una vivienda ya puede tener sus paneles operativos.     

 

Fuentes: El Tiempo | América Fotovoltaica | Estudio Desarrollo de la energía solar en Colombia ysus perspectivas

¿Qué te ha parecido el artículo «Colombia, lento pero seguro hacia la energía solar»?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

0 Comentarios

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 50.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética

© twenergy.com 2018