Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

Colombia, una mina en energías alternativas

Carolina Gonzalez Miranda

La mayoría de la electricidad que consume el país se obtiene a partir de los recursos hídricos, pero también se recurre a combustibles fósiles, como el gas o el carbón. Explotar el potencial en energías verdes es un filón que Colombia no puede descuidar.

¿De dónde sale la energía que se consume en el país?

Colombia no presenta el mismo esquema energético que otros países del planeta gracias, sobre todo, a su abundancia de agua y a su relieve abrupto. Mientras en otros lugares la dependencia del petróleo, gas y carbón es muy notable, Colombia obtiene, según datos de 2012, el 67% de su electricidad a partir del agua. El resto, algo más del 30%, se consigue por generación térmica, a través de combustibles fósiles como el gas y el carbón.

Esta distribución no es reciente, sino que desde los últimos 30 años, según cifras recogidas en un informe de Fedesarrollo, la media sitúa en un 80% la energía procedente de generación hidroeléctrica, y en un 20%, la de origen térmico.

¿Cuál es el papel de las energías alternativas?

Las fuentes renovables son aquellas que, o no se agotan, o se regeneran muy rápidamente. Aquí se encuentran las energías que se obtienen del sol, del viento, de la biomasa, de los océanos y del calor de la tierra. Algunas clasificaciones incluyen también el agua, pese a que es un recurso finito.

Las sociedades avanzadas necesitan que su progreso no se vea comprometido, y para lograrlo, precisan abastecerse de energía. Por eso, una asignatura pendiente del planeta es buscar recursos que no se agoten, a diferencia de lo que sucede con las reservas mundiales de carbón, petróleo o gas. La Unidad de Planeación Nacional Minero Energética afirma que actualmente sólo el 20% del consumo mundial de electricidad procede de energías verdes. Durante 2012, sólo generaron un 5% de la energía en Colombia.

¿Qué gana el medio ambiente?

Otra razón que motiva la búsqueda de la combinación perfecta entre desarrollo y sustentabilidad es la premura por controlar y frenar el cambio climático. Los combustibles fósiles generan gases de efecto invernadero, responsables del calentamiento del planeta.

Colombia es el segundo país del mundo en biodiversidad, una riqueza natural que podría verse en peligro ante la ascensión incontrolada de la temperatura. Bien lo valen sus 54.871 especies, 1.500 de las cuales se encuentran en peligro en virtud de distintos grados de amenaza, según datos del SiB Colombia.

¿Dónde reside el potencial colombiano?

En energía solar: se podría explotar en las zonas del Magdalena, La Guajira, San Andrés y Providencia. En energía eólica: las mejores potencialidades para generarla están en la zona norte, por ejemplo en la Alta Guajira.

En energía de biomasa (combustión de material orgánico): Colombia podría obtenerla a través del bagazo de la caña y de la cascarilla de arroz. Las zonas más adecuadas para generarla son los Santanderes, los Llanos Orientales y la Costa Atlántica.

Energía de los océanos: el país tiene un gran potencial por desarrollar, gracias a sus 3.000 kilómetros de costas. Energía geotérmica: podría explotarse gracias a los volcanes Chiles-Cerro Negro, Azufral, en el Parque Nacional de los Nevados y en el Área Geotérmica de Paipa.

¿Qué medidas impulsan las fuentes renovables?

En 2014 se sancionó una ley que actúa de marco para el uso e implementación de fuentes energéticas renovables.

Colombia cuenta con una posición estratégica en el trópico y en los Andes para la explotación de la energía eólica, sola y geotérmica. Además, el desarrollo de otras tecnologías y fuentes energéticas ofrecerían una alternativa solvente cuando el Niño altere los recursos hídricos disponibles.

Una de las iniciativas en esta línea corrió a cargo de Empresas Públicas de Medellín (EPM), que ha desarrollado el Parque Eólico Jepírachi, en La Guajira, donde ha instalado 15 aerogeneradores con una capacidad de 1.300 kW cada uno. EPM también investiga en las posibilidades energéticas a partir de las microalgas y del calor de la tierra, para lo que ha realizado perforaciones en el Nevado del Ruiz.

Por su parte, el Programa de Energía Limpia para Colombia, de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, apoya un proyecto de biogás en Fredonia basado en el procesamiento de estiércol de cerdo. Su objetivo es conseguir un gas que emita menos gases de efecto invernadero y que sustituya o disminuya el consumo de gas licuado de petróleo.

Fuentes: Sistema de información sobre Biodiversidad de Colombia (SiB) | Ministerio de Educación Nacional | Portafolio

 

¿Qué te ha parecido el artículo «Colombia, una mina en energías alternativas»?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

0 Comentarios

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 50.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética

© twenergy.com 2017