Los coches híbridos son aquellos que combinan un motor eléctrico con un motor de combustión diesel o gasolina. La unión de ambos permite reducir el consumo de combustible entre un 30 y un 40% respecto a un vehículo tradicional. El mayor o menor ahorro dependerán del tránsito y del tipo de conducción. Así mismo, también se produce una disminución de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI).

Por otro lado, este tipo de motor requiera un menor mantenimiento, por lo que se pueden llegar a producir ahorros del 18% respecto a un vehículo diesel. Si a esto le sumamos un mayor confort de marchas, la suavidad en la conducción y una disminución del ruido producido, encontramos la combinación perfecta entre eficiencia y prestaciones.

Este tipo de tecnología no es algo novedoso puesto que lleva en el mercado más de 15 años, si bien es cierto que el auge de los coches híbridos se ha producido en los últimos años como consecuencia directa de una mayor concienciación de la sociedad y un aumento del precio de los carburantes. Cada vez son más las empresas y particulares que optan por este tipo de tecnología. Por ejemplo, empresas líderes en el sector, como la marca Toyota, ha vendido más de 7.000.000 de vehículos híbridos en todo el mundo y un total de 300.000 en España (12.000 en el último año).

Caso práctico: vehículos híbridos en la flota de Urbaser

Urbaser es una empresa del grupo ACS dedicada la prestación de servicios medioambientales como limpieza viaria, recogida y tratamiento de residuos y servicios de jardinería. Para todas estas actividades disponía de una flota de 373 vehículos diesel.

Como parte de su estrategia de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) decidió, con el apoyo técnico de Toyota, apostar por la tecnología hibrida. Urbaser comenzó a sustituir gradualmente sus vehículos diesel por híbridos hasta llegar a los 30 vehículos híbridos con los que cuenta en la actualidad.

Esta sustitución ha supuesto una reducción de 2,4 tn CO2/anuales por coche y la eliminación de las emisiones de partículas y óxidos de nitrógeno (NOx), al ser híbridos de diesel y no de gasolina. Además, la utilización de esta tecnología supone un ahorro del 25% en carburantes, lo que contrarresta el aumento del 9% en la cuota de renting.

En definitiva, la tecnología hibrida supone un excelente opción para aquellos usuarios que, preocupados por el medio ambiente y los gastos asociados al transporte, decidan apostar por nuevas tecnologías más respetuosas con el medio ambiente y que favorezcan la movilidad sostenible.

¡No te pierdas los casos de éxito más destacables sobre turismo sostenible aquí!

Author

Escribe un comentario