Cosmética natural

Cada vez hay más consumidores que se sienten atraídos por la alta calidad y riqueza en activos de la cosmética ‘bio’ y por su uso en tratamientos de belleza.

La cosmética natural y los tratamientos biológicos toman fuerza en el mercado. La utilización de ingredientes naturales en la elaboración de cremas, champús y otros productos de belleza dan paso a un ‘boom’ en el sector del cuidado del cuerpo. Cada vez hay más consumidores que se sienten atraídos por la alta calidad y riqueza en activos de las formulaciones ‘bio’ y por su uso en tratamientos de belleza.

Los cosméticos convencionales son un cóctel de sustancias químicas. Algunas de ellas presentan riesgos para la salud ya que la piel absorbe estos componentes y pasan directamente al torrente sanguíneo sin encontrar ninguna barrera. “Además, en una sociedad cada vez más concienciada con la preservación del medio ambiente y el desarrollo sostenible, los cosméticos naturales son la opción de cuidado personal más respetuosa con el entorno durante todo su proceso de elaboración” explican desde Red Ecoestética, perteneciente a la asociación Vida Sana.

Esta cosmética natural utiliza únicamente ingredientes orgánicos, que proceden del cultivo biológico y prescinde de las sustancias químicas más agresivas. Debe cumplir una serie de condiciones entre las que se encuentra no contener parafinas, derivados del petróleo, parabenos, siliconas o materias primas de origen animal.  Es decir, no emplea productos químicos o genéticamente modificados. Esto no solamente nos cuida mejor sino que ayuda notablemente al cuidado del planeta. Estos cosméticos sí pueden llevar en sus composiciones productos derivados del animal vivo como es la leche o la miel de las abejas. Y por supuesto, no están testados en animales. No usan fragancias artificiales ni colorantes pero no por eso son menos agradables, ya que utilizan ingredientes vegetales como hidrolatos (aguas florales), aceites vegetales, ceras y aceites esenciales. Las fórmulas ‘bio’ renuncian al uso de componentes químicos y así, amplifican su eficacia.

Tanto su contenido como sus envases respetan estas novedosas reglas verdes, y resultan mucho más coherentes en su proceso de fabricación. Así, reducen la emisión de gases CO2 empleando para su elaboración fuentes de energía renovables, utilizando menos agua y generando menos residuos.
Emplean botes y frascos 100% reciclables haciendo su packaging y material publicitario con cartón y papel proveniente de bosques sostenibles. Este esfuerzo por no dañar el medio ambiente viene ratificado por dos sellos que no pueden faltar en este tipo de productos: Ecocert, que garantiza la transparencia en los cosméticos orgánicos y Cosmebio, asociación que facilita los principios activos de origen orgánico, la transparencia y sostenibilidad. En el mercado también existen otros productos denominados como naturales. Que aunque no son ecológicos 100% sí evitan ingredientes como los parabenos, propilenglicol, vaselina, aceites sintéticos, siliconas, filtros solares químicos y tensoactivos.

La tendencia aumenta en el consumo de los productos bio de belleza en detrimento del uso de los cosméticos convencionales. Pero realmente, ¿Sabes qué beneficios conlleva el uso de estos productos? Son muy adecuados para pieles sensibles o para tratar reacciones alérgicas causadas por hipersensibilidad a algún compuesto químico. Además, como sus compuestos son todos sustancias naturales, si se ingiere de forma accidental, como puede ocurrir con los lápices de labios, no supone ningún riesgo de intoxicación. 

Una de las sustancias más polémicas de la cosmética convencional son los parabenos. Se utilizan como conservantes en los cosméticos, y actúan mimetizando la acción de nuestras hormonas, ocupando su lugar. Así, produce una acción perjudicial para nuestra salud aunque la cantidad de cosmético sea muy pequeña, debido al uso diario. Son cuatro los ésteres más se usan: etil, propil metil y butylparabeno. Agentes que desde el 2005 se está estudiando que podrían estar relacionados con la aparición del cáncer de mama. 

Visitamos el centro de belleza Sundara, es la primera cadena de depilación con hilo en España. Desde hace más de seis años, llevan apostando por tratamientos y métodos 100% naturales, buscando técnicas y alternativas más eficientes y saludables.

En este centro apuestan por las técnicas milenarias entre las que se encuentra la depilación con hilo. Que además de ser una técnica rápida y eficaz, es muy precisa, debilita el crecimiento del vello además de ser anti-arrugas, evita que el vello se enquiste. Así nos lo explica Eduardo Lagunas, propietario de Sundara

Esta técnica está causando furor en ciudades como New York, Londres, o París. Se erige como el mejor método de depilación facial y el más natural. 

No podemos dejar de nombrar la manicura y pedicura con esmaltes ecológicos, formulados a base de agua y libre de ingredientes tóxicos. Es lo que se llama ‘free3’, es decir, libres de determinadas sustancias artificiales, en muchos casos nocivas para la salud, que están presentes en los esmaltes convencionales como Formaldchido, Tolueno y Dibultilftalato (DBP). Además trabajan con productos libre de acetonas, metales pesados , parabenos, fragancias , gluten e ingredientes de origen animal, ya que son veganos, hipo alergénicos y biodegradables.

También realizan el tratamiento llamado ‘sugaring’ al que la propia Cleopatra era adicta. Consiste en una depilación realizada con bandas de algodón bio, caramelo orgánico y limón.

Además Sundara cuenta con un tipo de maquillaje, llamado ‘eco-chic’ a base de aceites vegetales y plantas medicinales.

Es posible que un producto industrial obre “milagros” inmediatos en la piel, sobre todo cuando se trata de afecciones específicas. Sin embargo, cuando echamos un vistazo a la etiqueta y comprobamos cuáles son los componentes con los que está fabricado el producto, merece la pena replantearnos las ventajas que puede tener ese parche momentáneo comparadas con los efectos que puede provocar en nuestro organismo a largo plazo.

Las ventajas de la cosmética natural son enormes para la salud de la piel, pues además de no ser agresiva para ésta, fortalece y mejora las funciones dérmicas gracias a los componentes químicos naturales de las plantas.

Lorena Suarez, propietaria de Mimathé Beauty Room nos explica las ventajas del uso de los productos naturales y el trabajo manual, sin aparatología. “Todavía no se conocen los efectos adversos de las ondas emitidas por los aparatos que se usan en tratamientos como el LPG o la cavitación, por eso, en Mimathé apostamos por las técnicas manuales y la aromaterapia. Vamos más allá de la simple estética. Llegamos a tu interior, logramos el equilibrio cuerpo-mente para alcanzar tu bienestar”.

En este centro ofrecen un amplio abanico de soluciones para las necesidades de tu cuerpo en cada momento. Trabajan con Aromaterapia de Alquimia, que personaliza el producto a base de sinergía, aceites esenciales y aceites portadores. Con productos y aceites 100% naturales de la más lata calidad, comprados en el país de origen donde mayor es su concentración de pureza para que no exista alteración. 

También trabajan con tratamientos para bebés, totalmente naturales (cólicos y masajes para lactantes). Sobre todo, en Mimathé Beauty Room están especializados en el tratamiento natural de patologías muy comunes como las migrañas, cefaleas, ansiedad y bloqueos energéticos. Toda una revolución para cuidado de la salud. Una gran alternativa para los más reticentes a usar medicamentos.

Las ventajas de la cosmética natural es evidente y cada vez más se extiende su uso. Nuestra piel luce mucho más saludable gracias a las funciones dérmicas de los ingredientes provenientes de las plantas y vegetales. Mientras la cosmética convencional daña poco a poco la capa córnea de nuestra piel (parte externa de la epidermis).

Otra de las ventajas de utilizar cosmética natural es que no es necesario aplicar grandes cantidades de producto para notar los resultados, al contrario que con la cosmética convencional. Esto favorece la relación calidad-precio de este tipo de productos, puesto que suelen ser mucho más duraderos que los industriales.

Al no llevar productos químicos, sintéticos ni perfumes añadidos, pueden adaptarse mucho mejor a las características de nuestra piel, mejorarla y fortalecerla.

La calidad está asegurada así como el mantenimiento de nuestra salud y cuidado del medio ambiente. Una alternativa inteligente que se populariza cada día más en nuestro país.

¿Qué te ha parecido el artículo «Cosmética natural»?

Comparte en Twenergy tu opinión sobre este tema, intercambia información con otros usuarios o plantéanos tus dudas.

3 Comentarios
Big

Muy interesada, intento utilizar cosmética natural todo lo que puedo, por Internet es más fácil encontrar productos naturales.
Big original printing bears 540x681

Estoy de acuerdo con lux5lux5. Siempre es bueno abrir un poco la mente más allá de la publicidad
Big

Yo tambien utilizo productos naturales, tengo la piel delicada y me van muy bien.

Comunidad Twenergy

Únete

La comunidad con más de 50.000 usuarios donde podrás participar y compartir tu opinión sobre eficiencia energética