En esta finca ecológica, dentro de sus invernaderos, es posible ver a pequeña escala todo lo que la selva guarda en su interior. En esos espacios, aprovechando al máximo la humedad, crecen las plantas de café y pimienta.

Todas las plantas están tapadas con otras hojas. El objetivo de este método es impedir de una manera natural que crezcan otras hierbas que quiten la humedad a la planta.

Pero si por algo se caracterizan los cultivos de café y pimienta en India es porque son ecológicos, cuya recogida cargo de mujeres se realiza manualmente. Esta recolecta manual, además de que viene absolutamente forzada por el hecho de que resulta imposible acceder a través de la selva con maquinaria de recolecta, es que, en realidad, no hay otra manera.

Las mujeres se ayudan en esta tarea de una especie de caminitos muy finos, perpendiculares a la pendiente de las laderas, así como de una suerte de escaleras en el caso de la pimienta, pues se trata de una planta trepadora.

El mes idóneo para esta recogida del café es diciembre, mientras que para la pimienta es en enero. De esta manera, los trabajadores de Balur están a tope de trabajo a final de año.

¿Por qué hablamos de matrimonio de conveniencia entre estas dos plantas? Sencillo, porque una de las características del café en India es que crece en las laderas y lo hace además, junto a otros cultivos, entre los que destaca la pimienta.

Esto sirve para tener una manera especial y natural de abono, puesto que se trata de plantas que sueltan las hojas. Cuando éstas caen, se inicia el proceso de putrefacción, generando un compost natural de manera que entre las dos plantas van nutriendo el suelo sin necesidad de abonos artificiales.

Descubre más sobre las plantaciones ecológicas en la India en los próximos posts.

Escribe un comentario