Los destiladores solares son sistemas sencillos y eficientes que permiten reproducir los ciclos naturales de evaporación y condensación del agua de forma acelerada. Para construir un destilador solar casero, necesitaremos muy pocos materiales para crear una estructura tipo caja, que nos permitirá convertir el agua insalubre o salada en un líquido limpio de residuos, hongos, bacterias y virus, reutilizable para otras tareas o labores del hogar.  

Materiales necesarios:

  • Una bandeja o recipiente de color negro con profundidad suficiente para almacenar el agua contaminada o salada que queremos destilar.
  • Una bandeja de aluminio ancha y plana más grande que la bandeja negra antes mencionada que colocamos debajo de la misma, para recoger el agua destilada.
  • Dos triángulos de plástico o metacrilato transparente que nos ayuden a montar una estructura tipo tienda de campaña (“v” invertida).
  • Una cubierta de plástico, colocada de forma inclinada, tapando la estructura dónde está almacenada el agua para destilar.
  • Un recipiente para almacenar el agua purificada.
  • Una manguera para transportar el agua destilada de la bandeja metálica al recipiente de almacenaje.
  • Pegamento para unir las piezas.

Pasos a seguir:

  • Colocamos la bandeja de aluminio y por encima, la bandeja negra, con el agua que queremos destilar.
  • Tapamos ambas bandejas con la estructura de plástico o metacrilato tipo tienda de campaña, para que el agua a destilar pueda recibir la radiación del sol.
  • Colocamos la cubierta de plástico para que el agua que se vaya evaporando, pueda caer directamente sobre la bandeja de aluminio al condensarse.
  • Conectamos la bandeja metálica con el recipiente contenedor a través de la manguera.

¿Cómo funciona?

La idea básica de funcionamiento es muy simple: la radiación solar incide en el interior del destilador y provoca que el agua insalubre eleve su temperatura.

Con el calor del sol, el agua, que está contenida en la bandeja negra, empieza a evaporarse. El vapor del agua asciende hasta la cubierta de plástico que cubre las bandejas, acumulándose por condensación, en pequeñas gotas que resbalan por la paredes inclinadas para caer en la bandeja metálica donde iremos acumulando el agua purificada.

El acceso al agua potable es un problema al que se enfrentan millones de personas en el mundo. Con el fin de conservar el medio ambiente y preservar el líquido vital, los destiladores solares pueden resultar muy útiles y económicos para conseguir agua purificada, que puede reutilizarse en otras tareas o labores del hogar, como regar las plantas, rellenar humidificadores, para las planchas de vapor o limpiar el coche.

Author

Escribe un comentario