¿En qué ha quedado el Acuerdo?

El Acuerdo del Clima al que se ha llegado en la última cumbre en París tiene como objetivo situar, a finales de siglo, el incremento de la temperatura global por debajo de los 2 grados centígrados (y a ser posible de 1,5ºC), en relación con la época preindustrial.

Para ello, 186 países de los 195 países reunidos allí, se han comprometido a fijar cada 5 años sus objetivos nacionales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Para los países en desarrollo, a partir de 2020, se destinarán fondos cercanos a los US$ 100.000 millones.

Este acuerdo se espera que entre en vigor en abril de 2016. Hasta entonces es necesario que 55 países que representen el 55% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero lo ratifiquen.

Valoración de los resultados

Las organizaciones ecologistas valoran positivamente el compromiso de casi 200 países con un objetivo global jurídicamente vinculante de limitar a 1,5ºC el calentamiento global, pero ven un problema el que ello no implique obligaciones ni sanciones para los gobiernos y la falta de detalle de los medios para lograrlo.

La exsecretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera, toma el acuerdo alcanzado en París como un “avance histórico”, que implica que todos los países hacen suya la agenda en un modelo económico completamente diferente.

Uno de los aspectos más significativos del Acuerdo logrado en la COP21 es la nueva actitud que los países más contaminantes, EEUU y China, han mostrado. Es la primera vez que estos países se suman al acuerdo y su nueva planificación respecto a las energías renovables puede hacer cambiar bastante las cosas.

En Estados Unidos, están liderando en autoconsumo fotovoltaico, con más de 600.000 viviendas residenciales, cifra que espera duplicarse en 2016.

En el Caso de China es la contaminación atmosférica la que está obligando a cambiar su modelo energético, sustituyendo el carbón empleado hasta ahora por energías renovables. Su inversión en esta tecnología limpia hará que se reduzcan los precios e impulsará aún más las energías renovables.

Si todos los países comienzan a transformar sus modelos energéticos y se reduce el uso de los combustibles fósiles, el objetivo de no superar los 2 grados de incremento de la temperatura global será más fácil de conseguir y se lograrán reducir los efectos del cambio climático más peligrosos.

Fuente: Elaboración propia/ Worldenvironment

Imagen: ©Ricochet64/DollarPhotoClub

Author

Escribe un comentario