Emisiones contaminantesSi bien durante el año 2009 las emisiones se redujeron, debido sobre todo a la crisis económica mundial que golpeó más fuertemente a los países más desarrollados, los datos de 2010 parecen indicar que las políticas medioambientales en los países industrializados no son suficientes para invertir la tendencia creciente.

En dicho aumento han participado principalmente los llamados países en desarrollo, como China e India, que están llevando a cabo un desarrollo económico e industrial agresivo y con pocos controles medioambientales. Por contra, los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) emitieron el 40% del CO2, aunque sólo influyeron en el 25% del incremento de emisiones contaminantes constatado durante 2010.

No obstante, en términos relativos, cada ciudadano de la OCDE genera, de media, 10 toneladas de dióxido de carbono, considerado uno de los principales causantes del efecto invernadero, mientras que en China son 5,8 toneladas per cápita e India 1,5 toneladas.

Calentamiento global

Estos datos son preocupantes ya que, según la mayoría de científicos, el aumento de CO2 en la atmósfera durante los próximos años va a superar el límite establecido para evitar que el clima se desestabilice. Es decir, de continuar esta tendencia podría producirse un aumento de temperaturas más allá del umbral de los 2ºC.

Para que el nivel de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera se limite al que los científicos consideran prudente, el incremento de emisiones de aquí a 2020 no debería superar el constatado el pasado año, según datos de la AIE.
En concreto, el volumen de CO2 en 2020 no debería ser superior a las 32 gigatoneladas, de forma que la concentración de CO2 fuera de unas 450 partes por millón. Hay que tener en cuenta que un 80 % de las emisiones procedentes de la producción eléctrica para 2020 ya están comprometidas, por las centrales que están en funcionamiento y las que se están construyendo, según la AIE.

Todo parece indicar que habrá que tomar medidas más restrictivas sobre las emisiones contaminantes en los sectores clave. Por ejemplo, en 2010, un 44 % del CO2 procedió de la combustión del carbón, el 36 % del petróleo y el 20 % del gas natural.

Iniciativas como el Carbon Disclosure Project (Proyecto para la divulgación del carbono, CDP por sus siglas en inglés) puedes ser positivas. Se trata de un programa para ciudades – en principio, Londres, Toronto y Nueva York- que proporcionará un sistema para informar sobre las emisiones de gases de efecto invernadero y compartir las estrategias relacionadas con el clima.

Fuentes: Twenergy / Agencia Internacional de Energía / Expansión / Carbon Disclosure Project / Flickr

Escribe un comentario