Esta ocupación es una de las razones por las que se forman tantos atascos en las carreteras en las horas punta. Para reducir este consumo, tanto las empresas como los empleados pueden adoptar una serie de medidas.

¿Qué puede hacer la empresa?

Las compañías con oficinas en polígonos industriales y parques empresariales pueden promocionar el uso de:

  • Autobús de empresa. Éstos hacen una ruta diaria a la entrada y salida del trabajo con lo que se asegura reducir los gastos globales de transporte (los autobuses urbanos son ocho veces más eficientes en términos de consumo de combustible y emisiones de CO2 que los vehículos privados) y mejorar la puntualidad de los trabajadores.
  • Viaje compartido en coche. Consiste en coordinar e incentivar a los empleados que tengan un lugar de residencia próximo entre sí para que se pongan de acuerdo y acudan juntos al trabajo en el mismo coche. De esta manera se consigue reducir el número de turismos en circulación y en la zona de aparcamiento y reducir el coste global de transporte. Además se dismuniye el estrés, al poder turnarse los ocupantes para conducir y, lo que es más importante, reducir accidentes hasta un 30% menos.

¿Qué puede hacer el empleado?

La conducción eficiente, o ecodriving, es un estilo de conducción con el que se pueden conseguir ahorros en combustible de en torno al 15% sin aumentar los tiempos de viaje. Son muchos los trucos existentes para conducir más eficientemente. Entre ellos se encuentran:

– Arrancar el motor sin pisar el acelerador.
– Evitar frenazos, aceleraciones y cambios de marcha innecesarios.
– Bajar pendientes levantando el pie del acelerador y aprovechar la inercia del coche.
– Disminuir la velocidad levantando el pie del acelerador y dejar rodar el vehículo con la marcha metida.
– Apagar el motor en paradas de más de 60 segundos.
– Mantener el aire acondicionado del coche entre 23 y 24 º.

Descarga la Guía de movilidad al trabajo completa en PDF.

Author

Escribe un comentario