Parlamento europeoEste estudio ha sido desarrollado por un equipo de reconocidos expertos aplicando estándares establecidos, además de un amplio número de empresas y compañías consultoras, centros de investigación y varias ONG que han colaborado en la preparación de este informe.

Para llegar a estos objetivos del 80 al 95% de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero respecto a los niveles de 1990, en la Unión Europea serán necesarios una serie de cambios en el sistema energético. Este nivel de reducción es solo posible con acciones que incluyen fuertes medidas de eficiencia energética en todos los sectores, así como también la casi descarbonización total del sector energético aumentando el porcentaje de renovables en el mix energético e invirtiendo en mejoras en la transformación y distribución eléctrica. Otras medidas necesarias serían la sustitución de los combustibles fósiles en la construcción y en el transporte por electricidad descarbonizada y combustibles poco emisores de CO2 como pueden ser los biocombustibles de segunda generación. El secuestro y almacenamiento de carbono en la industria o la reforestación serán también otra parte importante de estas acciones a tomar.

En España se parte de un escenario base que incluye los actuales objetivos marcados por la Unión Europea para 2020 de cubrir el 20% del consumo energético final con fuentes renovables y una reducción del 20% de las emisiones de CO2. Pero después de la realización del Informe de Cambio Global España 2020/50. Energía, economía y sociedad presentado en el Congreso Nacional del Medio Ambiente, se considera que estos objetivos no son suficientes para alcanzar la reducción de emisiones del 80% para el 2050, que impida que la temperatura global del planeta supere los 2ºC establecidos como de seguridad. Por ello se propone un escenario deseable con medidas adicionales y mayores restricciones y de esta manera reducir las emisiones de CO2 respecto a las de 1990 en un 30% para el 2020 y un 50% para 2030.

Para conseguir esto se plantea que se rehabiliten 500.000 viviendas al año para conseguir un ahorro del 50% sobre el consumo de 2009, y que todas las nuevas viviendas construidas tengan una demanda energética un 80% inferior a la actual. En el sector del transporte se apuesta por el coche eléctrico y en el transporte de mercancías se pasará al uso del ferrocarril. Se reducirá la participación del carbón y el gas en la generación de energía, en cambio un 70% será generada por energías renovables en 2020, y el 100% en 2030.

Estos ambiciosos objetivos se llevarán a cabo con una mayor implicación de la sociedad, apoyo a las actividades de investigación con fondos públicos, y desarrollo y una reforma fiscal verde, entre otras medidas.

Fuentes: Elaboración propia / Roadmap 2050 / CONAMA / Flickr

Author

Escribe un comentario