La Ciudad de México, dónde circulan más de cinco millones de vehículos al día, se ha convertido en una de las urbes más contaminadas del planeta. Ahora, la calidad del aire se puede consultar en tiempo real.

Características del aire en Ciudad de México

Su ubicación geográfica, rodeada de grandes cadenas montañosas y situada a una altura de 2.240 metros sobre el nivel del mar, dificulta la circulación del viento. La concentración de gases, vapores, humos y partículas que deterioran la calidad del aire, pueden poner en peligro la salud pública.

Vista aérea de Ciudad de México

La calidad del aire en la Ciudad de México no es buena, lo que obligó, en el mes de marzo de 2016, a que el Gobierno decretara la primera contingencia ambiental en 14 años, al registrarse un incremento de gases de ozono en el ambiente.

Este programa incluye recomendaciones y medidas como la limitación del número de vehículos en tránsito por la ciudad. El objetivo que se persigue a través de estas medidas de control es limpiar las sustancias contaminantes de la atmósfera, para evitar el deterioro de la salud pública y o la emanación de polvo y gases corrosivos.

¿Cómo se consulta la calidad del aire?

Para evitar riesgos, una extensa red automática de monitoreo (SIMAT) registra los niveles de ozono (O3), dióxido de azufre (SO2), monóxido de carbono (CO), dióxido de nitrógeno (NO2), las partículas en suspensión (PST, PM10, PM 2.5) y el plomo (Pb) en las cinco zonas de la ciudad, centro, noroeste, noreste, sureste y suroeste.

Dos personas inhalando gas

Los datos que se generan permanentemente son recogidos a través del Centro de Información de la Calidad del Aire (CICA), para ser validados, procesados y finalmente difundidos, con el objetivo de alertar lo ante posibles riesgos de contingencia ambiental.

Efectos del aire contaminado en la salud

El gas de ozono en cantidades elevadas deja de ser un gas protector de la vida en el planeta para convertirse en un peligroso contaminante. El aumento de su concentración, bien por el tráfico rodado o por otras causas, pone en peligro la salud. Al penetrar por las vías respiratorias, irritando las mucosas, los tejidos pulmonares y los ojos, provoca tos, dolores de cabeza y fatiga.

Igual de prejudicial puede ser una alta concentración de dióxido de azufre o de nitrógeno, provocando también la irritación de las vías respiratorias. Las enfermedades más típicas son la bronquitis o  enfermedades cardiovasculares. Las altas concentraciones de plomo en el ambiente pueden llegar a causar retrasos en el aprendizaje y alteraciones en la conducta.

¿Dónde encuentro información sobre la calidad del aire?

La población que reside en la Ciudad de México está acostumbrada a consultar los índices de calidad del aire antes de salir de casa. Y cada día, gracias a las nuevas tecnologías, hay más maneras de hacerlo.

Carretera con tráfico y contaminación

Para ver los índices de calidad del aire, los riesgos y las recomendaciones, se ha puesto en marcha una nueva aplicación para smartphones, llamada ‘Aire’. Esta aplicación permite obtener la información en tiempo real y en el lugar dónde uno se encuentra, gracias a la geolocalización.

Los ciudadanos también pueden consultar la información que genera continuamente el Sistema de Monitoreo de la Ciudad de México a través de la cuenta de twitter @AireMexicoDF o en su sitio web.

Minimizar el impacto ambiental

La contaminación por tráfico vehicular es una realidad a la que todas las grandes urbes se enfrentan. Los sistemas de monitorización del aire son un paso en el camino a la solución, un paso entre los muchos que hay que dar para erradicar el problema.

La movilidad eléctrica es otro paso más que nos acercará al futuro. Soñar con ciudades con vehículos eléctricos circulando en exclusiva, sin coches a gasolina, es una visión cada vez más cercana.

Escribe un comentario