Propiedades y usos del Aloe Vera

El aloe vera es un arbusto perenne, con hojas suculentas y dentadas de 40-50 por 5-8 cm, agrupadas en una roseta basal de hasta 20 hojas.

Su hábitat natural se encuentra en arenales y roquedos costeros hasta los 200 metros de altitud. Tiene origen en África, pero actualmente se encuentra naturalizada en toda la cuenca del Mediterráneo.

Por sus características medicinales y curativas se emplea en cosmética y en aplicaciones farmacológicas y, en muchos países, se introduce también en la alimentación.

Tiene muchas propiedades beneficiosas para nuestra salud y bienestar, ya sea aplicada externamente o ingiriéndola. Siempre comprobando que nuestra planta es comestible y teniendo cuidado de limpiarla bien, es fácil hacer remedios naturales en casa. Algunas de estas propiedades son:

  • Contiene vitaminas A, del grupo B, C, mucílagos, minerales, taninos, aceites, ácidos grasos (oleico y linoleico) y aminoácidos.
  • Mejora úlceras duodenales y estomacales. Disminuye la acidez.
  • Combate el sarro y favorece la salud de las encías.
  • Alivia el estreñimiento.
  • Refuerza el sistema inmunitario.
  • Tiene efecto analgésico, antifebril y antiinflamatorio.
  • Sirve para eliminar hongos.
  • Sobre el cuero cabelludo, elimina la caspa.
  • Es responsable de la hidratación y crecimiento celular y estimula la cicatrización.
  • Previene y ayuda a eliminar el acné, los eccemas y las manchas en la piel.

Toda esta gran gama de propiedades permitirá reducir el uso de cremas y medicamentos artificiales, que contienen productos químicos perjudiciales para la salud y para el medio ambiente.

Cuidados para una buena salud de la planta

Es una planta muy resistente, por lo que no es complicado cultivarla en casa. Para su mejor cuidado te recomendamos seguir una serie de indicaciones:

  • Utiliza una maceta y sustrato poroso, ya que no tolera humedad excesiva.
  • Déjala expuesta directamente al sol o en semisombra.
  • Déjala secar completamente antes de volver a regar.
  • Divide los hijuelos que salen alrededor de la “planta madre” para asegurar un correcto crecimiento y evitar plagas.
  • En invierno no riegues la planta y métela en casa o en un invernadero con calefacción. Necesita una temperatura mayor a 10ºC.

Aunque el aloe vera no es una planta que requiera excesivos cuidados, existen sistemas que te lo facilitan, avisándote de sus necesidades allí donde estés. ¿Conoces estos nuevos sensores para las plantas?

Fuente: Elaboración propia/ Tienda TwenergyWikipedia

Imagen: ©apirakluffy7/DollarPhotoClub

Author

Escribe un comentario