El empleo verde se define como aquel que sirve para reducir el impacto ambiental de empresas y sectores hasta alcanzar niveles sostenibles. Este sector cada vez cuenta con un mayor apoyo de las instituciones, por lo que las perspectivas de futuro pronostican una alto potencial de crecimiento.

En la actualidad, los subsectores que se incluyen el denominado empleo verde son los siguientes:

  1. Tratamiento y depuración de aguas residuales y gestión de residuos.
  2. Producción de energías renovables.
  3. Gestión de espacios naturales protegidos y zonas forestales.
  4. Servicios ambientales a empresas y entidades.
  5. Educación y formación ambiental.
  6. Agricultura y ganadería ecológica.

Empleo verde en Europa y España

La Comisión Europea pretende aprovechar la actual transición hacia la economía verde para crear puestos de trabajo duraderos y de alta calidad. Entre 2002 y 2011, la Unión Europea ha pasado de 3 a 4,2 millones de puestos en el sector, y se prevé que se podrían crear hasta 20 millones de empleos verdes.

Una tendencia similar se ha producido en España, que ha duplicado el número de profesionales con empleo verde en el periodo 1998-2014. Otro síntoma claro de este aumento es el incremento del número de ofertas de empleo verde en los portales de Internet, que del año 2012 al 2013 fue de un 24%.

La gestión de espacios naturales protegidos y zonas forestales, seguido por las energías renovables y los servicios ambientales a empresas y entidades son las actividades que ocupan a un mayor número de trabajadores en España.

En cuanto a los empleos que mayor crecimiento han experimentado en los últimos años en nuestro país, destacan el subsector de la agricultura y ganadería ecológica, (debido principalmente al desarrollo de la biomasa), la gestión del tratamiento y depuración de las aguas residuales y residuos y el sector de los servicios ambientales a empresas (especialmente en eficiencia energética).

Medidas de impulso al empleo verde

Para que el crecimiento previsto del empleo verde se transforme en una realidad, desde la Comisión Europea se llevarán a cabo una serie de acciones:

  • Potenciar el reciclado para convertir a Europa en una economía circular. Es decir, se trata de cerrar el ciclo de vida de los productos y servicios para mejorar los resultados económicos y de empleo, al mismo tiempo que se reducen el uso de los recursos y las emisiones de carbono.
  • Apostar por los edificios sostenibles.
  • Establecer objetivos para impulsar el crecimiento de las pequeñas y medianas empresas. Por ejemplo, se facilitará a las Pymes con experiencia en el sector ambiental a acceder a mercados extranjeros a través de una mayor cooperación internacional.

Con estas medidas, financiadas por organismos como el Fondo Social Europeo (FSE) o el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), se potenciará la transición hacia una economía que favorezca la creación de nuevos puestos de trabajo verdes.

En definitiva, el empleo verde se presenta como una opción laboral real que permitirá evolucionar a la sociedad hacia la sostenibilidad, así como llevar a cabo actividades económicas sin provocar un gran daño en el medio ambiente.

Fuente: Comisión Europea / MAGRAMA / Elaboración propia / Flickr

Author

Escribe un comentario