Los ácaros son pequeños organismos presentes en la mayoría de los hogares que viven en el polvo. La alergia a estos ácaros del polvo es una de las más comunes en la actualidad.

Los síntomas de una alergia a los ácaros incluyen desde la tos, estornudos, picor de ojos o garganta, goteo o congestión nasal, inflamación de los párpados o incluso llegar a la falta de respiración. La primavera es la estación más propicia para su aparición, ya que son más frecuentes en ambientes cálidos y de elevada humedad.

Para verificar que se trata de una alergia, el médico ha de hacer las pruebas pertinentes, donde se descartan también otro tipo de alérgenos o sustancias que pueden provocar alergias.

Eliminar los ácaros

Reducir el contacto con estos insectos para disminuir la aparición de síntomas en personas alérgicas debe hacerse siguiendo los siguientes consejos:

  • Eliminar objetos donde suelen residir, como son las alfombras y pequeños elementos decorativos.
  • Sustituir periódicamente colchones y almohadas y adquirir siempre aquellos que son antialérgicos.
  • Lavar a menudo y con agua caliente cortinas, sábanas y peluches.
  • Aspirar frecuentemente muebles y superficies.

Pero cuidado en las tareas de limpieza, pues cuando se llevan a cabo se dispersan mayor cantidad de ácaros por el aire y la exposición a éstos es mayor. Utiliza una mascarilla durante la limpieza y para limpiar el polvo utiliza un paño húmedo y una aspiradora con filtro de alta eficiencia para eliminar todos los ácaros por completo.

¿Has notado alguna vez esos síntomas cuando mueves muebles o limpias el polvo? Consulta con tu médico, pues las alergias pueden agravarse.

Fuentes: Elaboración propia / TiendaTwenergy / Colegio de Alergias, Asma e inmulogía

Imagen: © igoraul/stock.adobe

Escribe un comentario