CarreteraMediante una serie de rampas que sobresalen del suelo centímetro y medio, la Electro Kinetic Ramp -rampa electro cinética-, diseñada por el ingeniero británico Peter Hughes, es capaz de captar el movimiento mecánico producido por los coches al pasar sobre ellas y transmitirlo a un motor que produce energía mecánica. Cada vez que el vehículo pasa por encima del dispositivo -como mínimo a 5 km/h y, como máximo, a 90 km/h- activa una serie de engranajes que, conectados con un motor, generan energía eléctrica.

Según su creador, cuatro de estas rampas serían suficientes para suministrar energía a las farolas, los semáforos y señales de tráfico luminosas en una calle de un kilómetro y medio de largo. También es factible utilizarlo para el mantenimiento de sistemas de calefacción para combatir el hielo en invierno, la ventilación en los túneles o para zonas aisladas donde no llega la red eléctrica. Este sistema ya se está probando con éxito desde el año pasado en el reino Unido, en una cadena de supermercados en la localidad de Gloucester, donde proporciona electricidad a las cajas registradoras y en un área portuaria en Ealing, al oeste de Londres, donde la generación de energía es mayor, ya que los camiones producen 40 veces más energía que un coche.

Por su parte, la empresa estadounidense New Energy Technologies ha presentado un proyecto piloto, denominado «MotionPower Energy Harvesters», basado en su sistema de rampas atrapa-energía. Según sus creadores, es capaz de crear 2 kW de electricidad cuando un coche pasa a una velocidad de unos 8 km/h. Además de la rampa, experimentan con varios dispositivos para almacenar la energía.

Además, un equipo de la Universidad de Michigan (EE.UU.) ha desarrollado varios prototipos, denominados «Parametric Frequency Increased Generators» (PFIG), capaces de almacenar la energía cinética creada por el tráfico, el movimiento humano en las calles o incluso la actividad de las máquinas en las fábricas para aplicarla en pequeños dispositivos como relojes, marcapasos o sensores inalámbricos.

En Israel, ingenieros del centro tecnológico Innowattech han creado un nuevo tipo de material que puede extenderse por todo tipo de superficies de tránsito – vehículos o peatones- con un grosor muy fino. Puede emplearse para consumo local o conectarse con al red.

¡Estamos deseando probar todas estas innovaciones!

Fuentes: newenergytechnologiesinc / hughesresearch / Science daily / Flickr

Author

Escribe un comentario