Las bicicletas funcionarán con un sistema híbrido con el que se combina la fuerza del pedaleo con la de un motor alimentado por una batería eléctrica. El sistema permite que el motor ahorre esfuerzo al usuario ya que le impulsará con una fuerza proporcional a la energía que imprima al pedaleo y se desconectará cuando lo interrumpa. Con el sistema apagado, funciona como cualquier bici tradicional.

Las bicicletas funcionarán con un sistema de préstamo. Para liberarlas de la base dispensadora y aparcarlas tras su uso, los funcionarios introducirán una tarjeta de radiofrecuencia. Este sistema, combinado con sms, permitirá identificar al usuario así como controlar la devolución. El ayuntamiento instalará la parada de bicicletas junto a su sede principal, en la avenida de Cervantes.

La Agencia Municipal de la Energía ya ha hecho públicas las condiciones técnicas para las empresas que quieran optar al concurso y abastecer de estos vehículos al ayuntamiento. La concejala responsable de este organismo, Teresa Porras, espera que en un par de meses «los empleados municipales que lo deseen realicen sus desplazamientos urbanos en este tipo de vehículos».

Fuentes: Elaboración propia / diariosur.es / laopiniondemalaga.es / europapress.es / flickr.com

 

Escribe un comentario