Según el Libro Verde de la Unión Europea (2001) la Responsabilidad Social de las Empresas (RSE) es «la integración voluntaria, por parte de las empresas, de las preocupaciones sociales y medioambientales en sus operaciones comerciales y sus relaciones con sus interlocutores».

Dicho documento indica que las empresas, además de preocuparse de cumplir con las obligaciones jurídicas, deben invertir más en el capital humano, en su entorno y en las relaciones con sus interlocutores. La finalidad es ayudar a mejorar la situación económica actual, ya que así las empresas adquieren un compromiso mayor con la sociedad y con el medio ambiente.

Algunos de los objetivos del Plan de Responsabilidad Social Empresarial son:

– Fomentar la RSE vinculada al crecimiento y a la competitividad

– Mejorar la visibilidad de la RSE y la difusión de las buenas prácticas

– Impulsar  la transparencia, en empresas y organizaciones, sobre aspectos no financieros como son los ambientales, sociales y de buen gobierno

– Facilitar el desarrollo de la inversión socialmente responsable

– Incrementar el nivel de conocimiento y credibilidad de la RSE

Responsabilidad social empresarial

El fomento de la responsabilidad social se suele atribuir a empresas de gran tamaño, aunque cada vez más, la pequeña y mediana empresa (PYME), está cobrando protagonismo en la RSE al contribuir, en mayor medida, a la economía del país y a la generación de empleo.

Las empresas se pueden certificar en Gestión Ética y Responsabilidad Social, al implantar la Norma de Empresa SGE 21. Al igual que ocurre con las Normas ISO, se trata de una certificación voluntaria. Este sistema de gestión parte de modelos consolidados como los de calidad y medioambiente. Además del SGE 21 también hay otras normas de RSE, como son la Norma SA 8000 o la Norma ISO 26000.

Situación de la RSE en España

En el 2008, España se consideraba uno de los países más involucrados en la RSE con iniciativas tanto públicas como privadas. Algunas de estas iniciativas de RSE han sido impulsadas por  la Universidad de Alcalá de Henares, la Fundación Entorno o el Ministerio de Industria.

Actualmente, el número de empresas involucradas es mayor, aunque el grupo de trabajo ‘Responsabilidad Social Empresarial como herramienta de competitividad’, de CONAMA10, consideró que “la evolución de la RSE ha sido más bien cosmética” y que las empresas aun ven el desarrollo sostenible como un gasto.

CiU quiso destacar en su propuesta que, aunque la Administración pública ya cuenta con algunos proyectos de RSE, se debería promover más desde la Administración y en empresas públicas. Además propusieron incrementar el conocimiento de estas iniciativas, al incorporarlas en la formación secundaria y en la universitaria.

Según el portavoz de Empleo y Seguridad Social de CiU, Carles Campuzano, ‘una buena política en RSE puede mejorar la competitividad de las empresas y contribuir a superar la crisis’. Para lograrlo las empresas deben estar más involucradas en la RSE y asumir la responsabilidad que eso supone.

Fuentes: TwenergyEuropa Press / Foretica / CONAMA10 / Wikimedia Commons

Author

Escribe un comentario