Bautizado como The Starry Paradise (El paraíso estrellado), este espectáculo de gran belleza se ha recreado en el Keelung's Embrace Cultural and Creative Park, un parque del norte de Taiwán. El autor de este manto pintado, donde el óleo se ha sustituido por botellas recicladas donadas por particulares y centros culturales, es el artista chino Wang Cheng-wei.

Su hazaña le ha otorgado un hueco en el Libro Guinness de los Récords por ser el mayor proyecto de estas características. Aunque este no era su único objetivo. El artista busca en todo momento crear con su obra una reflexión en torno al reciclaje y ser una llamada de atención sobre la urgente necesidad de cuidar el planeta.

Con un coste de 2,4 millones de euros, por el día este bello mosaico es un auténtico espectáculo de colores para nuestra retina, mientras que por la noche, las luces led iluminan el lugar aportando un toque mágico. Abierto al público hasta finales de año, el coste de la entrada es de 2,5 euros.

 

Fuentes: elpais.com | Starry Paradise

Escribe un comentario