1. Adquiere productos locales haciendo la compra en tiendas de barrio

El comercio de proximidad garantiza un menor uso de la energía y, por tanto, una reducción de la contaminación debida al transporte, tanto de personas como de mercancías.

2. Baja la temperatura del termostato

Bajar un grado la temperatura de tu caldera va a repercutir en un ahorro de alrededor de un 8% de la energía. También, puedes bajar la temperatura del termo de agua caliente y evitarás un desperdicio de agua y energía en la ducha.

3. Come ecológico

La agricultura ecológica no vierte productos contaminantes a la tierra y utiliza métodos de riego que optimizan la utilización del agua. Además, te estarás alimentando mejor.

4. Limpia los filtros de tu lavadora

El consumo de energía es mayor en una lavadora con los filtros sucios porque reduce su rendimiento y eficiencia. Algo tan sencillo como limpiar los filtros puede conseguir grandes ahorros.

5. Elimina los obstáculos de los equipos de climatización

Un mueble situado frente a un radiador frenará el calor y será necesaria más energía para calentar la habitación. Despeja todos los elementos de climatización para optimizar su funcionamiento.

6. Muévete verde

Cambia el coche que utiliza combustibles convencionales por otros medios de transporte más sostenibles como la bicicleta, el transporte público o, si puedes, ¡desplázate andando!

7. Apaga el interruptor

Puedes reducir el consumo de energía con solo mover un dedo. Apaga la luz, apaga la regleta, apaga la televisión…Tan fácil y, al mismo tiempo, tan efectivo.

8. Limpia con vinagre

Utiliza productos de limpieza sostenibles. Muchos productos producen impactos negativos en el agua. El vinagre se ha utilizado durante mucho tiempo para limpiar y es completamente sostenible con el medio ambiente.

9. Cada residuo tiene su lugar

La separación de la basura es muy importante para un correcto reciclado y disminución del volumen de residuos derivado a vertederos. Asegura la separación de los envases reciclables en sus respectivos contenedores y nunca tires nada por el desagüe o el retrete.

10. Viste sostenible

Elige ropa que haya sido fabricada de manera sostenible y por empresas que utilicen energías renovables.

11. Descongela tu nevera

Tener hielo en la nevera hace que ésta trabaje utilizando más energía. Haz una limpieza de tu nevera y elimina ese bloque de hielo para reducir tus consumos.

12. Limpia tus lámparas

Si tus bombillas tienen polvo, la iluminación a través de las mismas se verá reducida. Una acción tan básica como quitarles el polvo mejorará la iluminación de la estancia.

13. Estar informado

Conocer los impactos que nuestras acciones tienen en el planeta y las alternativas con las que contamos en la vida diaria, hacen que podamos actuar para conseguir un mundo más sostenible. Ponte al día. Personaliza tus intereses de Twenergy descargándote la nueva aplicación de móvil.

Fuente: Elaboración propia/

Imagen: ©Punto Studio Foto/DollarPhotoClub

Escribe un comentario