El bioplástico es un tipo de plástico fabricado a partir de materias primas naturales y renovables que son degradadas por organismos vivos, a diferencia de los plásticos convencionales que son productos derivados del petróleo.

Debido a su degradación biológica, la utilización de bioplásticos es especialmente útil en la fabricación de productos desechables. Las bolsas de la compra, las bandejas y recipientes para frutas y verduras o las botellas de plástico entre muchos otros productos, se fabrican con plásticos biodegradables.

Bacteria  de Bolivia

La bacteria, denominada Bacillus megaterium uyuni S29, se localiza en el mayor desierto continuo de sal del mundo, “el salar de Uyuni” al sur de Bolivia. Su metabolismo le permite sintetizar grandes cantidades de polímeros de reserva cuando se enfrenta a condiciones ambientales extremas de temperatura, de presión o de concentración de sal.

El tipo de polímero que produce es el PHB (Poly-3-hydroxybutyrate), poliéster biodegradable y biocompatible utilizado para producir plásticos naturales. Las bacterias lo almacenan en forma de energía para poder utilizarlo en el momento que sea necesario. Para potenciar la producción de PHB, los científicos sometieron a las bacterias a una disminución de la concentración de nitrógeno en el cultivo y así forzar a la bacteria a acumular más PHB.

El caso de la bacteria de Bolivia no es único. Se conocen otros microorganismos capaces de producir PHB, pero la particularidad de esta bacteria es su mayor productividad y facilidad para generar este polímero. Además, el resultado es más fácil de procesar que el producido por otras bacterias.

Limitaciones

A pesar de que los resultados obtenidos en el estudio hasta el momento son positivos, en el futuro se planean realizar nuevas investigaciones con el objetivo de minimizar las limitaciones actuales que presenta la fabricación de bioplásticos a partir de la bacteria de Bolivia.

La principal barrera a la que se enfrenta el proyecto es su menor competitividad en el mercado, debido principalmente a los altos costes económicos de producción.

Para superar estas dificultades el equipo de investigación centrará sus estudios futuros en los siguientes aspectos:

Optimización de la producción del polímero PHB.

Estudio de su aplicación para la generación de plásticos para bolsas de basura, embalajes o sistemas para eliminar el salitre.

Esta investigación permite abordar con optimismo la generalización del uso de bioplásticos en una sociedad cada vez más sostenible. ¿Pensáis que los bioplásticos conseguirán sustituir por completo los plásticos convencionales?

Fuentes: BBC / Wikipedia / agenciasinc / Flickr

Escribe un comentario