1. Reduce el número de vuelos en avión. El avión es uno de los transportes que más emisiones generan. Para reducir su impacto, podemos buscar alternativas para viajar en vacaciones, como tomar el tren o viajar más cerca. Si vuelas por temas de trabajo, las teleconferencias son en muchas ocasiones una buena solución para evitar desplazamientos.
  2. Deja aparcado el coche y utiliza el transporte público, la bici o caminar siempre que puedas.
  3. Si cambias de coche, elige uno que tenga un mayor rendimiento y que genere menos emisiones. También es importante revisar la presión de los neumáticos una vez al mes para optimizar el rendimiento de la gasolina.
  4. Toma medidas de climatización en tu hogar utilizando la calefacción y los aparatos de aire acondicionado de forma eficiente. Cada grado de temperatura cuenta para ayudar al medio ambiente y para ahorrar en la factura.
  5. Utiliza menos papel. La industria papelera es el tercer emisor más grande de gases de efecto invernadero. Por ello, es importante ahorrar en papel en casa y en el trabajo, utilizar papel reciclado y tomar medidas como sustituir las facturas en papel por facturas electrónicas.
  6. Consume alimentos producidos a nivel local y productos de temporada.  Si compras productos importados, es posible que esa comida haya viajado en avión hasta tu localidad.
  7. Reduce la cantidad de carnes en tu dieta. El proceso de hacer llegar la carne y las aves desde la granja a tu mesa también consume bastante energía.
  8. Lleva tu propia bolsa a la compra. Reutiliza bolsas que tengas en casa o lleva una de tela a la hora de hacer la compra. Ayudarás a evitar la gran cantidad de gases de efecto invernadero que emiten las industrias de fabricación de plástico.
  9. Recicla. Y no sólo cartón, papel, plástico o vidrio. Muchas cosas de las que tienes en casa pueden reciclarse: desde bombillas, a baterías o artículos electrónicos.
  10. Planta árboles endémicos. Un árbol capta el carbono de la atmósfera y puede eliminar entre 350 y 3.500 kilos de carbono durante su vida.

Estos son sólo 10 ejemplos de cómo reducir nuestra huella de carbono. Pero hay muchos más. Algunas organizaciones, como la británica Carbon Focus, elaboran informes (ver pdf) con consejos que nos pueden ayudar a reducir una tonelada de carbono al año por persona. Y, si no sabes cuál es tu huella, te lo ponemos muy fácil con la Calculadora de huella de carbono Twenergy. ¿A qué esperas?

Author

Escribe un comentario