El sector de las energías renovables ha tenido un crecimiento importante en los últimos años. México aspira a tomar el liderazgo en América Latina en el uso de energías limpias. Actualmente, sólo el 25% de la energía del país se considera energía verde y el gobierno espera que para el año 2024 llegue al 35%. La inventiva mexicana ha creado y descubierto formas alternativas de generar energía poco conocidas que pueden ayudar a sustituir la dependencia de las fuentes fósiles.  A continuación, 5 innovaciones mexicanas que podrían ayudar al mundo en la prevención de los impactos del cambio climático.

1.- Energía mexicana basada en la caña de azúcar. 

Residuos orgánicos de la caña de azúcar para generar energía limpia.

El Grupo Azucarero Beta San Miguel, desarrolló el proyecto  “Cogeneración de Energía Eléctrica Ingenio San Rafael de Pucté”, que es una estrategia para generar energía limpia con residuos orgánicos de la caña de azúcar. El uso de este recurso como materia prima les permite generar energía para uso propio así como para suministro de la red eléctrica pública.

A partir de la biomasa que se encuentra en el bagazo de la caña, ingenios azucareros tienen la capacidad de generar la energía necesaria para su operación de una manera limpia, moderna y segura. Gracias a ello los ingenios pueden realizar sus actividades sin combustibles fósiles y ayudar a reducir emisiones de CO2.

El grupo azucarero mexicano cuenta con ocho ingenios, y en 3 de ellos el 100% de su energía se obtiene por este medio.  Este sector en México es una industria que cuenta con una producción de más de 5 millones de toneladas por zafra, mostrando un gran potencial para expandir este tipo de sistemas eficientes y sustentables.

2.- El superuso de desechos plásticos para producir energía en México.

Ecoinova: Diesel y Gasolina a partir de plásticos de la basura

Gerardo Nungaray es el científico mexicano creador de Ecoinova, una herramienta que convierte basura de plástico en gasolina. Este invento promueve la cultura del reciclaje de plásticos, utiliza desechos para generar gasolina y logra producir combustible a un precio económico. Los desechos de plásticos son una alternativa más para producir combustible de manera sustentable. Los plásticos provienen del petróleo, por lo que un proceso de refinamiento los puede retornar a su condición original. Los materiales necesarios para realizar el proceso son plásticos, aceite de motor y un catalizador. La gasolina que se produce es apta para utilizarse en cualquier vehículo. El inventor mexicano asegura que tiene la capacidad de producir 9 mil litros de gasolina diariamente. Actualmente, el proyecto se encuentra en proceso de financiamiento por parte del gobierno mexicano y por capital ángel.

3.-  El Biodigestor mexicano para producir biogás.

Biobolsa: Energía renovable a corto plazo para los agricultores mexicanos

El Sistema Biobolsa es un proyecto mexicano que implementa biodigestores en granjas para transformar desechos en biogás y fertilizante orgánico. El uso de esta alternativa permite a las comunidades ganaderas contar con energía limpia para utilizarla en la cocina, en el calentamiento de agua y otros usos diarios.

¿Qué son los biodigestores?

Los biodigestores son una solución para producir biogás y fertilizante por medio del procesamiento de  bacterias. Su uso es común en el contexto industrial pero es posible fabricar uno de cualquier tamaño, incluso uno casero para tratar los desechos orgánicos de un hogar.  Esta es una buena alternativa para los lugares donde el acceso a energía es limitado y en donde se producen grandes cantidades de desechos orgánicos como las granjas ganaderas. Son considerados accesibles, con bajo costo de inversión y fáciles de usar.

Biobolsa, pioneros en el uso de biodigestores

Biobolsa es una empresa mexicana fundada por Alex Eaton y Camilo Pages, dos emprendedores sociales que promueven el uso de biodigestores en comunidades rurales de México. Tienen la patente de un modelo económico de biodigestores que transforman los desechos orgánicos de las granjas en energía renovable y fertilizante orgánico para autoconsumo. Estos ingeniosos empresarios han demostrado que su sistema puede ayudar a transformar las granjas en México y el entorno de quienes la trabajan.

4.- Energía limpia basada en el nopal (chumbera) en México.

Biomasa a partir del Nopal (Chumbera) en México

Esta innovación se adapta a las características propias del cultivo del nopal (Chumbera) en México, tan extendida por todo el país. Este vegetal cuenta con una alta capacidad de captar energía solar por lo que es una alternativa viable para obtener energía. Dos empresas agroalimentarias mexicanas en los Estados de Michoacán y Aguascalientes ya utilizan esta alternativa para obtener energía limpia, incluso con calidad para usos industriales. El nopal es un vegetal que permite optimizar recursos naturales al ser tratado para la producción de biogás y energía limpia. La fermentación de pencas maduras permite la producción de biomasa que puede utilizarse como alternativa a los combustibles fósiles. La facilidad de este vegetal para adaptarse a cualquier tipo de terreno permite que sea una alternativa viable a la dependencia energética de combustibles fósiles. Una planta generadora en el estado de Aguascalientes utiliza las pencas de nopal, trituradas y tratadas en biogeneradores, para producir su propia energía eléctrica. Otro caso similar se da en Michoacán: una empresa agroalimentaria utiliza el nopal para producir energía que se emplea para realizar la totalidad de sus procesos de producción y para los vehículos de uso interno, incluso, cuenta con excedentes para comercializar en pequeña escala.

5.- Dispositivos mexicanos que captan energía del medio ambiente y la transmiten de forma inalámbrica.

Un Mexicano ayuda a reciclar energía para transmitir datos o recargar dispositivos de forma inalámbrica

Manuel Piñuela es un ingeniero mexicano que diseñó una tecnología, ya patentada, para captar energía del ambiente y utilizarla en dispositivos de forma inalámbrica. Esta tecnología tiene distintas aplicaciones como la comunicación entre dispositivos y la transmisión de datos, sustituyendo otras alternativas de carga eléctrica como baterías o cables para recarga. La tecnología Inductive Power Transfer es una forma de captar energía del medio ambiente y utilizarla para recargar dispositivos o transmitir datos de manera inalámbrica. Se considera que esta tecnología podría revolucionar el sector industrial al ser capaz de suministrar energía a maquinaria sin necesidad de cables ni baterías. El invento de gran alcance internacional es producto de la investigación del mexicano Manuel Piñuela, que además comercializa la aplicación Tag CleanSpace. Se trata de todo un sistema con el que se puede medir la calidad del aire en las ciudades y que se puede consultar mediante una app móvil. La app funciona en base a sensores que utilizan energía recolectada por medio de dicha tecnología inductiva.

Esta es sólo una muestra de las propuestas mexicanas que existen en el país, dan una idea de las alternativas que buscan un mejor planeta, comenzando desde lo local hacia lo global. Algunas de estas innovaciones han cruzado fronteras y están siendo impulsadas por investigadores, gobiernos y empresarios de varias partes del mundo. Queda claro que el reto que se ha propuesto México hacia el año 2024 no es menor, el éxito dependerá de la coordinación para implementar estas innovaciones entre los gobiernos, la sociedad civil y las empresas.

Fuentes: Elaboración propia

Author

Escribe un comentario