El CO2 o dióxido de carbono, junto al vapor de agua y otros gases, es uno de los denominados gases de efecto invernadero (G.E.I.). Juntos contribuyen a que la Tierra tenga una temperatura tolerable para el desarrollo de la vida porque sin CO2 ni vapor de agua la temperatura media de la Tierra sería unos 33 °C menos, del orden de 18 °C bajo cero, lo que haría inviable la vida. Este fenómeno del efecto invernadero se da no solo en la Tierra, sino en todos los cuerpos planetarios dotados de atmósfera.

Sin embargo, un exceso de emisiones de CO2 acentúa el efecto invernadero, lo que reduce la dispersión de calor acumulado por la radiación solar en la superficie del planeta hacia el espacio y provoca un mayor calentamiento de la Tierra. De modo que el problema surge cuando el efecto invernadero se acentúa por la emisión excesiva de ciertos gases, como el dióxido de carbono y el metano, debido principalmente a la actividad humana.

Emisiones de CO2 por actividad humana

Calentamiento global

En los últimos años se ha detectado un aumento en la cantidad de CO2 en la atmósfera. Se ha pasado de unas 280 ppm (partes por millón) en la era preindustrial, a unas 390 ppm en 2009 (aun cuando su concentración global en la atmósfera es de apenas 0,039%). Este aumento podría contribuir, según organismos como el Grupo intergubernamental de expertos sobre el cambio climático promovido por la ONU, al calentamiento global del clima planetario. Aunque hay otros científicos que dudan de que los GEI hayan sido cruciales en el calentamiento, que se lleva registrando en promedio en la superficie terrestre (0,6 grados Celsius) en los últimos 100 años.

calentamiento-global-dehielo-plos

Emisiones de CO2

Se estima que 2/3 de las emisiones de CO2 procedían de la quema de combustibles fósiles (petróleo, gas y carbón) mientras un 1/3 procede del cambio en la utilización del suelo (como la deforestación). Del total emitido solo el 45% permanece en la atmósfera, el 30% es absorbido por los océanos y el restante 25% pasa a la biosfera terrestre.

quema gases pesados CO2

Gases de efecto invernadero

Lo que mucha gente ignora es que los gases de efecto invernadero permanecen activos en la atmósfera mucho tiempo, por eso se les denomina de «larga permanencia«. Así del CO2 emitido a la atmósfera aproximadamente el 50% tardará 30 años en desaparecer, un 30% permanecerá varios siglos y el 20% restante durará varios miles de años.

Para afrontar un fenómeno tan diverso y complejo como el del cambio climático es indispensable la colaboración de los diversos actores sociales, administraciones, empresas, organizaciones y, por supuesto, ciudadanos. Y para resolverlo hay que actuar tanto sobre la búsqueda de soluciones como desde la prevención.

Fuentes: Twenergy / Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino / IPCC / Flickr

Author

Escribe un comentario