El Centro de Investigación Conjunta de la Comisión Europea (JRC IES), ante el interés que suscita para las empresas el compromiso con el medio ambiente, ha estado trabajando desde marzo del 2011 en el desarrollo de una guía técnica para el cálculo de la Huella Ambiental de las Organizaciones. En su desarrollo han participado distintos organismos de la Comisión Europea y destacados expertos en este ámbito.

Para comprobar la aplicabilidad de la guía, durante la fase de desarrollo se realizaron diversas pruebas piloto en distintos sectores representativos:

– venta al por menor,

– alimentación,

– producción de energía,

– suministro de agua,

– sector público,

– tecnologías de la información y la comunicación,

– minería,

– industria química e

– industria del papel.

Los resultados de todas estas las pruebas se utilizaron para el desarrollo de la guía técnica final.

Esta guía se ha diseñado integrando la herramienta de huella de carbono con otros impactos ambientales relevantes, lo que permitirá construir un reflejo muy exacto del desempeño ambiental de todos los sectores, incluso aquellos en los que las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) no representan el principal impacto ambiental derivado de su actividad. Con ello, el sector privado podrá evaluar, presentar y comparar el rendimiento ambiental de los productos, servicios y de la propia empresa, a partir de una evaluación integral de los impactos ambientales generados a lo largo de su ciclo de vida.

Ecoetiquetado

Esta herramienta también va a permitir una mayor comprensión del comportamiento de los consumidores, ampliar la información relativa a la Huella Ambiental de Producto (PEF), con el fin de evitar la publicidad engañosa, y perfeccionar el sistema de ecoetiquetado.

Para la elaboración de esta metodología, el JRC IES se ha basado en diferentes documentos y manuales, destacando los siguientes:

– el Manual del Sistema de Referencia para los Datos del Ciclo de Vida (ILCD Handbook),

– el Global Reporting Initiative,

– el Protocolo de GEI de Instituto de Recursos Mundiales (WRI),

– la Huella de Agua del Carbon Disclosure Proyect,

– la norma ISO 14064, etc.   

De este modo la nueva metodología pasará a  formar parte de las iniciativas creadas por la Comisión Europea para el desarrollo sostenible, entre las que destacan la Guía de Orientación sobre las Prácticas Comerciales Desleales (Afirmaciones ecológicas falsas), el Esquema de Ecoetiquetado, el Etiquetado Energético, EMAS, la Contratación Pública Ecológica, y la Verificación Tecnológica Ambiental (ETV), entre otras.

Por otro lado, los organismos creadores de la Huella Ambiental de Organizaciones han trabajando en paralelo en la guía metodológica sobre la Huella Ambiental de Producto. Ambas metodologías están estrechamente vinculadas y tienen muchos elementos en común.

¿Crees que esta herramienta promoverá que las empresas calculen las emisiones de GEI derivadas de su actividad?

Fuentes: Twenergy / Comisión Europea / Flickr

Escribe un comentario