Los huertos urbanos se han convertido en una tendencia en los últimos años. Estos espacios ecológicos permiten cultivar diferentes frutas, verduras y hortalizas en la comodidad de tu hogar, específicamente en tu terraza o azotea. Si te interesa tener un huerto urbano, a continuación te explicamos qué necesitas para montar tu huerto urbano y cada uno de los pasos que deberás seguir:

Pasos para hacer un huerto urbano

Pasos para hacer tu propio huerto urbano

Elige el lugar

Una terraza, ventana o balcón puede convertirse en un lugar perfecto para cultivar las plantas. Lo más aconsejable es que el huerto esté situado en una zona iluminada, orientado hacia el sur para aprovechar el máximo número de horas del sol (8-10 horas de luz). Además, si es posible, es recomendable que esté protegido de las corrientes de aire.

¿Qué puedes plantar?

Antes de hacer tu huerto urbano deberás pensar en qué plantarás en él. Si eres principiante, lo mejor será que optes por las verduras más fáciles de cultivar, ya que estas darán mejores resultados, debido a que no suelen ser gravemente afectados por enfermedades y/o plagas.

Los cultivos más fáciles suelen tener un ciclo corto y se puedan cultivar durante casi todo el año. Algunos de ellos son: acelgas, lechugas, rábano, ajo y cebollas. Si deseas profundizar en los tipos de cultivos que puedes tener en tu huerto urbano, te recomendamos echar un vistazo al calendario de siembra, el cual te servirá para saber qué plantar en cada época del año.

Busca los recipientes

Maceta

Según las dimensiones de tu balcón, terraza o patio tendrás que elegir un tipo de maceta o contenedor diferente para instalar el huerto urbano. En los recipientes de 7 a 15 centímetros de profundidad se puede plantar casi de todo (zanahorias, tomates, judías, maíz, guisantes, calabazas, rábanos, berenjenas, pepinos, albahaca, menta…), esto teniendo en cuenta que sus raíces no son de gran tamaño.

Por su parte, aunque los maceteros de barro son más pesados, son mejores que los de plástico porque respetan la temperatura de la tierra. Las jardineras o la mesa de huerto son otras buenas opciones, lo importante es que tengan un buen sistema de drenaje.

¡Comienza con la siembra!

En este punto llega la parte más divertida de la preparación de tu huerto urbano. Busca tus guantes de jardinería y ¡comienza a sembrar! Para ello, te compartimos dos formas que te pueden ser de utilidad:

  • Sembrar directamente en el huerto
  • Sembrar en contenedores pequeños para después trasplantarlos al huerto, lo que se conoce como plantel

Hay hortalizas como el rábano, la zanahoria o el nabo que no se pueden trasplantar y obligatoriamente se deben sembrar. Otras hortalizas (como la lechuga, la cebolla o el tomate) aunque se pueden sembrar directamente, es aconsejable trasplantar el plantón.

Realiza el trasplante

Árbol frutal

Cuando vayas a realizar el trasplante de los cultivos de tu huerto urbano debes tener presente el cuidado de sus raíces. Lo ideal es que hagas un agujero de gran tamaño y presiones el sustrato, de forma ligera, alrededor de la planta para poder comenzar a regar a continuación.

Escoge el sustrato

El éxito de tu huerto urbano dependerá del sustrato que utilices. Por ello, el más recomendable es el compost, un sustrato de origen 100% orgánico que contiene una mezcla de restos forestales y estiércol.

Mantenimiento de tu huerto urbano

Mantenimiento del huerto urbano

Los huertos urbanos necesitan un adecuado mantenimiento para poder generar resultados exitosos. En los próximos puntos te enseñamos los principales aspectos que deberás tener en cuenta para el mantenimiento de tu huerto urbano:

Cómo abonar

Las plantas se alimentan de los nutrientes minerales que hay en el sustrato y que extraen mediante sus raíces. Entre estos nutrientes de gran valor para los cultivos del huerto urbano encontramos el fósforo, el magnesio, el cobre y el hierro.

Aunque al principio no será necesario añadir ningún abono, deberás pensar que a futuro los nutrientes se agotarán. Por lo tanto, habrá que añadir más compost; de hecho, se recomienda abonar al menos dos veces al año.

Cómo regar

Así como el sustrato era uno de los factores que dependían del éxito de tu huerto urbano, también lo es el riego. Para regar con precisión se recomienda instalar un sistema de riego por goteo, ya que a través de él sabremos que el riego ha finalizado cuando comience a salir agua por debajo de la mesa.

La frecuencia del riego depende de la época del año y de la cantidad de plantas que tendrás en el huerto. Por ejemplo, en verano es necesario regar dos o tres veces al día.

Cómo controlar las plagas

Para evitar daños en tu huerto urbano deberás observarlo con frecuencia. En caso de que sufra una infesta de plagas, no es recomendable utilizar tratamientos químicos, ya que generalmente son tóxicos y no respetan los enemigos naturales de las plagas. Algunas de las plagas más habituales son: los pulgones, las larvas defoliadoras o el oidio.

Ahora que conoces las claves para crear tu propio huerto urbano, ¿qué esperas para hacer el tuyo? Busca los materiales que necesitas, piensa en los cultivos que más te interesan y ¡comienza con tu huerto en casa!

1 Comment

  1. Ruben Valdivia Reply

    Que bueno es divulgar articulos que intetesan a las personas, ya que estos nos dan cultura y al mismo tiempo son de utilidad practica. Felicitaciines!!

Write A Comment

Guardar en Pinterest